La telenovela juvenil mexicana: Historias para un público olvidado

0 Flares 0 Flares ×

Adelaido Martínez.-

(Cuarta parte). En los últimos años, la telenovela juvenil ha estado enmarcada por una falta de creatividad bastante evidente, esto es, en parte, porque los proyectos más recientes han sido refritos de versiones primordialmente de Argentina y Colombia, y además, las historias que ocurren a la juventud y han dejado de ser prioridad, y prefieren enaltecer valores como la amistad y la autoestima, aunque no siempre lo han conseguido.

Mientras en Televisa estaban locos con el éxito de “Rebelde”, en TV Azteca hubo dos proyectos juveniles (bueno, uno más que el otro) que surgieron en el 2004. Uno fue “Las Juanas”, adaptación de una telenovela colombiana que contó con una trama costumbrista acerca de cinco hermanas que incluyó en los protagónicos a Ana Serradilla, Martha Higareda, Claudia Álvarez, Paola Núñez y Vanessa Cato y que tuvo éxito.

El otro, que sí tenía más visos de telenovela juvenil, fue “Soñarás”, el segundo protagónico telenovelero de Yahir, que se basaba en la típica historia de dos jóvenes de diferente clase social que se enamoraban. Esta telenovela tuvo dos etapas, en una, su protagonista era Vanessa Acosta, pero salió del proyecto y cayó en manos de Sandra Echeverría (en uno de sus últimos proyectos con la televisora del Ajusco).

Tiempo después, Mariana Ochoa fue llamada para estelarizar “Top Models: Amor de pasarela” (2005), sobre unas gemelas separadas al nacer que vivieron en mundos diferentes teniendo al modelaje como telón de fondo.

Desde el comienzo estuvo mal, pues su coprotagonista (Michel Gurfi) no tuvo el suficiente jale con el público y la trama no interesó. De hecho, tan no funcionó que no duró menos de tres meses al aire, y TV Azteca decidió dejar por la paz las telenovelas juveniles.

Tras el final de “Rebelde” en 2006, José Alberto “El Güero” Castro creó una historia llamada “Código Postal”, sobre las aventuras y problemas de un grupo de jóvenes de clase alta, con la diferencia de que todo sucedía en Acapulco.

Esta producción fue la punta de lanza para noveles actores que hoy son estrellas consolidadas: Altair Jarabo, África Zavala (que ya había estelarizado “Peregrina”), Michelle Ramaglia, Jessica Coch, Claudia Godínez, José Ron, Ferdinando Valencia y Rafael Puente (que hasta comentarista deportivo se volvió).

El final de esta historia dio paso a “Lola érase una vez” (2007), la versión mexicana del éxito argentino “Floricienta”, basada en la historia de la Cenicienta, producción de Pedro Damián. Protagonizaron Aarón Díaz y, en su lanzamiento, Eiza González.

A pesar de que mantuvo buenos niveles de audiencia, la telenovela pasó del Canal de las Estrellas al Canal 5, donde se apagó un poco la euforia. De hecho se grabó un disco con los temas de la telenovela que consiguió buenas ventas.

Ese mismo 2007, Emilio Larrosa decidió hacer un auto remake de “Muchachitas”, ahora llamado “Muchachitas como tú”, lanzando a cuatro nuevas caras en la actuación: Gloria Sierra, Gabriela Carrillo, Begoña Narváez y Ariadne Díaz, aunque con algunos cambios con respecto a la tónica de la historia original.

Desafortunadamente para los involucrados no resultó ser el éxito que se esperaba, pero las cuatro chicas, en especial Ariadne Díaz, recibieron el impulso necesario y siguen en activo. Esta última, por ejemplo, ya ha protagonizado algunas telenovelas.

Ese mismo año Angelli Nesma estrenó “Al diablo con los guapos”, basada en la argentina “Muñeca Brava”. Se trató de un relato fársico sobre la típica jovencita que trabaja en una casa elegante y se enamora del hijo de los dueños. Los protagonistas de esta historia fueron Allison Lozz y Eugenio Siller.

Una característica de Nesma es que sus historias no son propiamente basadas en temáticas juveniles, pero da oportunidad a muchos actores jóvenes, como lo hizo en “Un gancho al corazón” (2008) y “Llena de amor” (2010).

Las telenovelas juveniles se dieron un descanso, pero en 2009 volvieron. Primero, en febrero de ese año, Pedro Damián lo hizo con “Verano de amor”, que protagonizaron Dulce María y Gonzalo García Vivanco.

La telenovela versó sobre un grupo de amigos de la infancia que quieren seguir creciendo su cariño, pero se enfrentan a diversas situaciones. Tuvo éxito aunque no el esperado, pues para variar, era una versión del proyecto argentino “Verano del 98”.

Un mes después hizo su aparición “Atrévete a soñar”, la versión mexicana de la argentina “Patito Feo” que, más que un proyecto juvenil, estaba realmente enfocado a los niños y adolescentes. Fue el regreso a la producción de Luis de Llano y Marco Flavio Cruz, por lo que tuvo su consabida dosis de música.

Los protagonistas: Danna Paola y Eleazar Gómez, además de un elenco conformado por Vanessa Guzmán, René Strickler, Cynthia Klitbo, Julissa, Violeta Isfel, entre otros.

La serie tuvo éxito y fue vendida a varios países, pero también causó una gran controversia debido al uso de frases como “Oh my God”, que causaron revuelo en las preadolescentes pero puso los pelos de punta a sus madres.

Y a mediados de ese año, hizo aparición en escena “Camaleones”, acerca de dos jóvenes que tienen que efectuar robos para salvar a varios seres queridos, y para ocultar su verdadera identidad tenían que vivir como maestro y prefecta de un prestigioso colegio privado.

Fue el regreso a las telenovelas de Belinda y Alfonso Herrera, el debut en las mismas de Pee Wee (ex Kumbia Kings) y el último proyecto en Televisa de Edith González. Debido a lo inverosímil de su temática, la telenovela no gozó del éxito esperado.

En la próxima y última entrega de este especial, más refritos de telenovelas y una televisora que transmite su primera producción juvenil.

Post relacionados