La telenovela juvenil mexicana: Historias para un público olvidado

0 Flares 0 Flares ×

Adelaido Martínez.-

(Tercera parte).- Las tramas que correspondían propiamente a la telenovela juvenil se han intercambiado con la realidad tecnológica que llegó junto con el siglo XXI. Es decir, además de las historias que se contaban en los 80 y 90, fueron retratados temas como la adicción a las nuevas tecnologías, la homosexualidad (que se había convertido en un tema más abierto) e incluso, algunas culturas alternativas.

Sin embargo, las principales historias seguían ocurriendo con jóvenes de altas esferas sociales como protagonistas; en contados casos con personajes pertenecientes a las clases populares. Lo que es un hecho es que, a partir del 2001, se intentaba marcar una diferencia con las historias de años anteriores.

En ese año, TV Azteca aprendió de sus errores y decidió crear una historia en la que se dejaba patente una comparación entre la vida e ir al cine. Su nombre no podía ser menos característico: “Como en el cine”, protagonizada por Lorena Rojas y Mauricio Ochmann, acompañados por Olivia Collins, el ahora popular David Zepeda, Ana La Salvia, Ninel Conde, Betty Monroe, Sergio Mayer y Alberto Mayagoitia.

Lo que ayudó a que esta novela llamara la atención fue que la trama estaba basada en gran parte en la película “Coyote Ugly”, estrenada meses antes.

Televisa respondió con una de las historias más exitosas salidas de la mente de Emilio Larrosa: “Amigas y Rivales”. Aunque con la premisa utilizada en “Muchachitas” (1991) y “Soñadoras” (1998), aquí la trama varió un poco, pues las cuatro chicas que conformaban la trama protagónica iban a tener enfrentamientos a lo largo de la misma.

El elenco juvenil estuvo conformado por Michelle Vieth, Angélica Vale, Adamari López, el regreso a la TV de Ludwika Paleta, Arath de la Torre, Johnny Lozada y Rodrigo Vidal.

Aunque la trama tuvo muchísimo éxito, dos actores se llevaron por completo el reconocimiento del público. Una fue Joana Benedek, quien interpretó a “Roxana”, la villana de la historia, y que curiosamente tuvo una inusual atracción por el público infantil. El otro fue “Gabriel Soto”, quien se llevó los aplausos por sacrificar su físico e interpretar a una persona poco agraciada en el aspecto personal. Hay que decir que también contribuyó al éxito de la historia el tema musical interpretado por Kabah.

Tras el término de esta historia, vino “El juego de la vida” (2001), cuya temática principal giraba en torno a un equipo de futbol femenil. Los protagonistas fueron Sara Maldonado, quien con esta telenovela comenzaba su carrera y Valentino Lanús. La historia no tuvo el jale que se esperaba.

Pedro Damián aprovechó el final de esta historia para presentar “Clase 406”, una historia en torno a un grupo de jóvenes preparatorianos y sus aventuras, ya que se trataba de chicos traviesos que no medían el costo de sus actos.

Esta telenovela significó el lanzamiento de figuras como Aarón Díaz, Christian Chávez, Alfonso Herrera, Gretell Valdez, Karla Cossío, Frantz Cossío y Francisco Rubio. Con el tiempo, caras como las de Anahí, Sara Maldonado, Francesca Guillén y Luis Fernando Peña se unieron al reparto.

Aunque su trama estuvo basada en temas polémicos como la violación, las diferencias entre clases sociales, la homosexualidad y otros más, gran parte de esta historia era un refrito del proyecto colombiano “Francisco el matemático”. La versión mexicana tuvo 350 capítulos al aire, siendo una de las más longevas de Televisa.

Mientras tanto, en TV Azteca se produjo “Súbete a mi moto”, historia que también significó el ascenso de jóvenes que con este proyecto recibían una oportunidad protagónica, como Mark Tacher, Sandra Echeverría, Vanessa Acosta, Alejandro Gaytán, Vanessa Villela, Adrián Cué y Alejandra Urdiaín.

El gran atractivo de esta trama fueron las competencias de motocross, pero no se salvó de los escándalos, pues el protagonista masculino era Michel Brown, quien debido a roces con la producción tuvo que abandonar el proyecto.

Tras el fin de “Clase 406”, Roberto Gómez Fernández creó “CLAP: El lugar de tus sueños” (2003), telenovela que giraba en torno a un centro de educación artística (imagínense el CEA). Los protagonistas juveniles fueron Ana Layevska, Kika Edgar, Ari Borovoy, Lidia Ávila (de estos dos últimos fue su primer proyecto tras separarse de OV7) y Fernanda Castillo.

TV Azteca, mientras tanto, decidió apoyar a Yahir, —participante de “La Academia”— e impulsarlo en su carrera con el lanzamiento de su primer protagónico en la telenovela “Enamórate”, donde compartió pantalla con Martha Higareda.

La historia, que era un refrito de la argentina “Enamorarte” (la protagonizaba Chayanne), fue adecuada para mostrar la historia de Yahir rumbo a la fama.

Y si este cantante tenía su telenovela, sus ex compañeros de reality Víctor García y Raúl Sandoval no se quedaron atrás y protagonizaron “Dos chicos de cuidado en la ciudad” (2003-2004), que no fue más que la típica historia de dos hermanos que emigraron del campo a la ciudad en busca de mejorar su vida. Tuvo menos éxito que la anterior, pero ambos se cobijaron en una trama alterna, un triángulo amoroso entre Arcelia Ramírez, Rafael Sánchez Navarro y Pedro Sicard.

Roberto Hernández produjo en 2004 la telenovela “Corazones al límite”, que llevaba en los roles estelares a Érika Buenfil, Arturo Peniche, Sara Maldonado y Aarón Díaz. Esta historia estuvo basada en un grupo de jóvenes provenientes de familias ricas que estudian en una escuela que promueve los valores.

La historia no tuvo el mayor jale, salvo por el tema musical interpretado por Belinda, pero fue la punta de lanza para que varios jóvenes ascendieran en su carrera, como Christina Pastor, Ricardo Margaleff, Manuela Imaz, Alex Sirvent y Daniel Berlanga, entre otros.

El término de esta historia dio paso a “Rebelde” (2004-2006), de la mano de Pedro Damían. Si bien era un refrito de la historia argentina “Rebelde Way”, se manejó todo un concepto mercadotécnico en torno a la misma. Primero, con un grupo musical conformado por varios de los protagonistas: Anahí, Dulce María, Alfonso Herrera, Christian Chávez, Christopher Uckerman y el lanzamiento de Maite Perroni, quienes formaron el grupo RBD, todo un fenómeno latinoamericano e incluso en países como Brasil, Rumania y Polonia.

La trama, que ocurría en una escuela de alto renombre, también contó con las participaciones de Juan Ferrara, Ninel Conde, Enrique Rocha, Leticia Perdigón, Patricio Borghetti, Nailea Norvind, Felipe Nájera y María Fernanda García, entre otros, así como un elenco juvenil que incluía, además de los que conformaban al grupo, a la entonces desconocida Angelique Boyer, Allison Lozz y Diego González, quienes entraron después.

La historia fue todo un éxito, y de hehco, RBD tuvo una vida más allá de la telenovela, pues lanzaron cinco discos de estudio: “Rebelde” (2004), “Nuestro amor” (2005), “Celestial” y “Rebels”, ambos del 2006, “Empezar desde cero” (2007) y “Para olvidarte de mí” (2009), así como tres discos en vivo.

La próxima semana, veremos otros proyectos televisivos en torno a historias para jóvenes que van desde lo fársico (“Al diablo con los guapos”), hasta lo escandaloso (“Bienvenida realidad”).