La minuciosa labor del escenógrafo de cine durante la Época de Oro

marzo 7, 2015

Carolina Huerta.-

El exhaustivo y detallado trabajo de los principales escenógrafos mexicanos que trabajaron para diversas películas durante la Época de Oro del cine mexicano, fue analizado por historiadora de arte Elisa Lozano al presentar una parte de la investigación que ha realizado en torno a uno de los oficios más importantes de la industria fílmica.

Durante una charla ofrecida en la Sala 4 de la Cineteca Nacional, Lozada refirió que el trabajo de los escenógrafos para cine no fue reconocido sino hasta 1940, cuando se convirtió en una especialidad.

El trabajo de estos hombres, que ahora son llamados elegantemente diseñadores de producción, no ha sido estudiado porque no se acostumbraba a guardar sus materiales, bocetos y/o maquetas”, refirió.

En una labor que consideró casi titánica, indicó que para recuperar parte del trabajo realizado por escenógrafos como Fernando A. Rivero, Matías Santoyo, los hermanos Mariano, José y Ramón Rodríguez Granada: Carlos Toussaint y Jorge Fernández, debió acercarse a los familiares de éstos.

También he buscado información en periódicos y revistas de la época para saber qué trucos visuales usaban. Uno de los más valiosos eran los sets desmontables que para entonces facilitaban las filmaciones”, precisó.

Durante la ponencia “Escenógrafos del periodo clásico del cine mexicano” Elisa Lozano destacó el trabajo de Fernando A. Rivero, quien colaboró en películas como “Santa”, “Perjura”, “La mujer del puerto” y “El prisionero 13”, entre otras.

De acuerdo con la especialista, el llamado “padre de la escenografía en México” inició su carrera cuando acudió con Gustavo Sanz de Sicilia, productor de “Santa”, para pedirle trabajo como “galán”, sin embargo, debido a que todos los personajes del filme ya habían sido asignados, le ofreció hacerse cargo de la escenografía.

Asimismo habló de Manuel Fontanals, quien participó en 20 largometrajes al lado de Emilio “El Indio” Fernández, y demostró dominio de su quehacer gracias que tenía una formación teatral, dancística y operística. “Él se caracterizó por indicar el número de escena en sus bocetos, como si se tratara de un storyboard”.

Otros nombres representativos del oficio son los de Francisco Marco Chilet, quien también incursionó en el diseño de muebles, joyas y vestuario; y Javier Torres Torrija, cuyo trabajo se enmarca en la transición de la Época de Oro al de los años 60 y al del cine de ficheras.

La autora del libro “¡Luces, cámara, acción! Cinefotógrafos del cine mexicano (1931-2010)”, expuso que la presencia femenina en ese terreno estuvo marcada por Lucero Isaac, considerada la primera mujer en tener crédito.

La industria estaba manejada por hombres y ella es responsable de haber ambientado ‘El castillo de la pureza’. En plena filmación murió Manuel Fontanals, quien tenía a su cargo esa tarea”.

Durante la ponencia se presentó un video sobre el uso actual de las maquetas tridimensionales en el diseño escenográfico, así como una entrevista con Rodrigo Moya, hijo del escenógrafo Luis Moya, quien comenzó como asistente en la década del 30 y debutó en esa actividad en 1942. Tras la charla se exhibió la película “En la palma de tu mano” (1950), de Roberto Gavaldón.

Relacionados