“La ley y el orden”, tan vigente y exitosa como al inicio

junio 26, 2015

Por: Redacción

Evelin Montiel.-

(Primera parte). La violencia, el maltrato, el abuso sexual, así como las cuestiones legales y criminalísticas, son términos que a nadie le gusta escuchar, sin embargo, la televisión ha logrado sacarles el mejor provecho de una manera inteligente y exitosa, abordándolos de manera amena para llamar la atención del público.

Este género de acción policiaca, combinado con el drama de las historias contadas en cada capítulo, ha sido bastante bien aceptado por los espectadores, principalmente con series estadounidenses convertidas en franquicias, como “CSI”, “The Shield”, “Mentes criminales”, “Bones”, y un largo etcétera, donde la investigación, la intriga y la sicología de los personajes son pieza fundamental para entender la trama.

Antes de estos títulos, las series policiacas ya gozaba de gran relevancia en pantalla chica, incluso haciendo manejo de la comicidad, como en el caso de “Súper Agente 86”. Para la década del 90 esa idea de acción se retoma, pero imprimiendo un sello más contundente y vívido, acercando los hechos de la vida cotidiana y abordándolos desde una perspectiva más personal, con historias que podrían pasarle a cualquier persona.

Esa fue la primicia de la que partió “La ley y el orden”, una de las series policiacas más populares de los últimos tiempos, tanto en México, Estados Unidos (obviamente) y otras partes del mundo, donde se ha llegado a imitar la emisión con actores y títulos diferentes, pero sin igualar la complejidad de las historias.

“La ley y el orden” se estrenó un 13 de septiembre de 1990 por la cadena NBC, cumpliendo con grandes expectativas, pues logró obtener varios premios durante su emisión, entre los que destacan el Emmy a Mejor Serie Dramática.

Ambientada en la ciudad que nunca duerme, New York, la serie es escenario de crímenes que varios detectives del FBI deben resolver: desde los más simples hasta los más desafiantes, implicando abusos sexuales, tráfico de drogas, pedofilia, redes de prostitución, secuestros… La lista es larga.

Dick Wolf, productor ejecutivo de la serie, impulsado por el éxito de la temática y del programa en sí mismo, decidió crear una emisión hermana titulada “La ley y el orden: Unidad de Víctimas Especiales”, que vio la luz en 1999.

Este nuevo proyecto resultó ser uno de los más exitosos hasta nuestros días, dejando de lado otras series pertenecientes a la misma franquicia, entre las que destacan “La ley y el orden: Intento Criminal” (2001) y “La ley y el orden: Los Ángeles” (2010).

“Unidad de Víctimas Especiales”, producida por Wolf Films, en asociación con Universal Media Studios, explora el lado más oscuro de las calles. El  reparto está encabezado principalmente por Mariska Hargitay (“Olivia Benson”) y Christopher Meloni (“Elliot Stabler”).

También participan Dann Florek (capitán “Donald Cragen”); Richard Belzer (“John Munich”);  Dean Winters (“Brian Cassidy”); Michelle Hurd (“Monique Jeffries”); Diane Neal (Casey Novak); Ice-T (“Odafin ‘Fin’ Tutuola”); y Kelli Giddish (“Amanda Rollins”) por citar algunos.

El éxito de la serie fue tal, que incluso Mariska Hargitay fue catalogada como una de las actrices mejor pagadas de la televisión estadounidense, teniendo ingresos por poco más de 350 mil dólares por capítulo; además obtuvo el codiciado premio Emmy por su actuación tan convincente.

A Christopher Meloni no le fue tan bien, ya que tras varios años en la serie fue remplazado por Danny Pino. La causa: emprendió nuevos derroteros en otros proyectos para crecer como actor.

“La ley y el orden: Unidad de Víctimas Especiales”, ha sufrido cambios positivos a lo largo de 17 temporadas, incluyendo historias con temas sobre diversidad sexual y participaciones especiales de personas como Sharon Stone, Wentworth Miller (“Prision Break”) y Jeremy Irons, entre muchos otros.

Entre los capítulos memorables de UVE destacan el inspirado en la presunta agresión sexual cometida por ex titular del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn.

En una próxima entrega, las series “CSI” y “Mentes Criminales”, que también llegaron para quedarse, haciendo uso de la sicología, la investigación y la criminalística.

Relacionados

Anunciate en Filmweb