La importancia de los movimientos cinematográficos mexicanos

0 Flares 0 Flares ×

Diana Ruiz.-

Durante décadas, los movimientos fílmicos han jugado un papel preponderante en la historia fílmica nacional, debido a su naturaleza estatal o de crítica sociopolítica. Bajo este enfoque, la historiadora y promotora cultural Virginia Rico habló de las corrientes que encauzaron al cine mexicano por rumbos distintos.

Durante la charla “Las posibilidades hechas carne: Los movimientos cinematográficos en México”, realizada en la Cineteca Nacional, la especialista puso como ejemplo al Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica (STPC), responsable de la estética oficial de la Época de Oro.

También mencionó el Grupo Nuevo Cine, que criticó arduamente la moralidad del anterior y nació con un manifiesto publicado en enero de 1961, en el que sus adeptos criticaban “el deprimente estado del cine mexicano” y proponían las acciones que como críticos y cineastas llevarían a cabo para arreglarlo.

De acuerdo con Rico, este movimiento estuvo influido por la Nouvelle Vague francesa, además de tener entre sus filas a gente como José de la Colina, Salvador Elizondo, Emilio García Riera, Carlos Monsiváis y Jomí García Ascot, entre otros.

Ésa es una de las características de los nuevos cines que comienzan a emerger a finales de la década de los cincuenta, y que siguiendo las palabras de André Bazin, rechazan el propio pasado cinematográfico: eso que había sido considerado como ‘el cine de papá’”, refirió.

La ponencia de Virginia Rico fue ilustrada con fragmentos de dos películas representativas de dichos movimientos: “El rebozo de Soledad” (1952), de Roberto Gavaldón, para exponer al STPC; y “En el balcón vacío” (1961), de Jomí García Ascot, en el caso del Grupo Nuevo Cine.

Otros movimientos igualmente críticos y nacidos en la misma época fueron la Confederación Mexicana de Cineclubes, el Grupo Cine Testimonio, Cine Independiente de México, la Cooperativa de Cine Marginal y el Movimiento Superochero.

La historiadora originaria de Morelia también se refirió a colectivos actuales que dedican su trabajo a la democratización de las artes cinematográficas mediante talleres en diferentes comunidades de Michoacán.

Destacó a la Cooperativa de Condimentos para la Acción Cinematográfica, la Red Michoacana de Cine Comunitario; y el Colectivo Ojo de Agua, en Oaxaca, que al igual que Nuevo Cine y los movimientos de los sesenta, critican la marginalización de los problemas sociales por parte de la estética oficial.

También está el caso de Luz y Fuerza: Cine Expandido, que a través de talleres itinerantes se encarga de enseñar a construir cámaras, equipo de filmación y dispositivos de proyección con el material más barato posible”, precisó.

Asimismo presentó videos producidos por la Cooperativa de Condimentos para la Acción Cinematográfica y por la Comunidad Cinematográfica con Ayotzinapa.

Imagen: Still de la cinta “El rebozo de Soledad”

Post relacionados