La extraña y sexy sesión de fotos que Salvador Dalí dirigió para Playboy

0 Flares 0 Flares ×

En 1973, Salvador Dalí aceptó dirigir una sesión de fotos para la revista Playboy. Tenía entonces 69 años y su amor al dinero era inagotable.

El significado de mi trabajo es la motivación del más puro dinero. Lo que hice para Playboy fue muy bueno y el pago estuvo a la altura de la ocasión”, dijo en su momento el genio catalán.

La sesión de fotos fue todo un acontecimiento en Cadaqués, un pequeño poblado marino. Los pobladores espiaron la sesión desde las montañas y llamaban a Dalí con cantos: “¡Maestro, maestro!”, según contaban desde Playboy.

Dalí trabajó con el famoso fotógrafo Pompeo Posar, y juntos retrataron un huevo gigante, una serpiente gigante, algunos collages que mezclaban una botella de Coca-Cola con arquitectura renacentista y, por supuesto, las conejitas desnudas o semidesnudas jugando en el sol.

Se mezclan aquí la grandilocuencia de Dalí, el surrealismo más barroco en sus collages y el hedonismo en su versión americana y en su versión europea.

Cuando se le preguntó acerca de esta colaboración especial, Dalí respondió: “El porqué de mi trabajo es la motivación más pura que existe, el dinero. Lo que hice para Playboy era muy bueno y su retribución es proporcional a la tarea”.

Fuente: ANSA