La acompañante soledad de Free Solo

febrero 22, 2019

El documental se ha convertido, con el paso de los años, en un nuevo portal para historias de la vida cotidiana que la ficción no se atreve a tocar por lo incomodo o hasta arriesgado que pueden llegar a ser. La incursión del documental en la vida diaria es necesaria para la apreciación de una vida más abierta al cambio.

Al momento de entrar a Free Solo, dirigido por Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin, no tenía ninguna expectativa en mis hombros más que era una cinta nominada al Oscar y seleccionada en Toronto. Nada más. Y donde los directores han sido reconocidos por su trabajo en documentales de escalada a nivel mundial. Nada más.

Free Solo representa para mí el conocimiento de una arriesgada disciplina dentro de la escalada de roca: solo integral. Nos imaginamos que escalar solo se puede hacer con cuerdas, un equipo completo de profesionales y unos nervios de acero. La cinta nos diverge de esta afirmación.

Nada de cuerdas, arneses, ningún tipo de ayuda más que una bolsa con magnesia a la espalda, Solo nos narra la historia de Alex Honnold, un recurrente practicante de la disciplina que intenta una hazaña que el New York Times catalogó “una de las hazañas atléticas más grandes de cualquier tipo en la historia”.

Con los nervios de punta de principio a fin y con una cinematografía que muchas películas de ficción envidiarían, el documental nos transporta a Yosemite, California y a la vida del protagonista para verlo completar una intrépida prueba que lo lleva, en cuerpo y mente, al limite de sus capacidades.

Solo no solo nos recuerda la dificultad de lo que Honnold hace, sino que nos transporta a una atmosfera tropezada entre fracaso y victoria, entre decepción y compromiso, entre amor y el ego.

No es un documental normal, es la representación más cercana a una soledad acompañante. Porque Alex tuvo por una hora con cuarenta minutos, a una sala completa sudando de las manos y al eje del asiento. Cual magnesia, nos tiene adheridos a una tensión como ningún otra.

El elemento que lleva a Solo a ser única en su tipo, además de sus tomas y su paisajismo, nos encamina a una calma en aislamiento, una donde el miedo te llevaría al pánico. Pero para Honnold lo lleva a la emoción. Mas de salir de ver una película, saldrás de una verdadera experiencia de riesgo que sobrepasa al nerviosismo.

Free Solo estará disponible del 22 al 28 de febrero en Cinépolis y en la gira Ambulante.

Por: Alejandro Hernández Sadurní | alx.99hdez@gmail.com

Relacionados