Kevin Costner: Un histrión del cine a los 60

enero 24, 2015

Por: Redacción

Sebastián Bracho.-

El joven oficial John J. Dunbar, amigo de los indios; o mejor dicho, el ganador de dos premios Oscar por una de las cintas más exitosas de todos los tiempos, ha llegado a los 60 años de edad con una carrera profesional que muchos envidiarían

Kevin Costner, amante del western hollywoodense, ha festejado con bombo y platillo su entrada a una nueva década. También lo ha hecho refrendando lo orgulloso que se siente al llevar sangre india en sus venas.

Todo se remonta al origen de su apellido, originalmente escrito Koster pero convertido en Costner luego de que su bisabuelo alemán se casara con una india cherokee.

Nacido en Lynwood, California, el 18 de enero de 1955, desde pequeño mostró interés por el deporte, destacando en béisbol, básquetbol y fútbol americano. Durante su juventud escribió poesía e incluso cantó en el coro de la iglesia bautista.

Sus primeros empleos fueron como camionero y hasta guía turístico, hasta que entró a la Universidad de California, donde se graduó en economía y comercio. Es ahí donde conoce a su primera esposa Cindy Silva, con quien procreó tres hijos: Joe, Annie y Lily.

Nada es coincidencia

Siendo director de marketing en una empresa, Kevin Costner realiza un viaje en avión, durante el cual conoce, para su sorpresa, al mítico Richard Burton, a quien le externa el deseo de ser actor.

La respuesta del histrión fue contundente: para ser feliz hay que luchar por los sueños. Así, Costner abandonó su trabajo y se mudó a Hollywood con el propósito de incursionar en el mundo de la actuación.

En 1981 hizo su debut cinematográfico en “Shadows in Black”, del director Howard Heard. Incluso, algunos de sus primeros roles fueron cortados durante la edición, entre ellos el personaje de Alex en “The Big Chill”, que en el montaje final se reduce a un solo fotograma, un primer plano de los pies.

Después sigue interpretando varios papeles pequeños hasta que en 1985 recibe los protagónicos en los filmes “Silverado”, de Lawrence Kasdan; y “Fandango”, de Kevin Reynolds.

En 1987 Costner interpreta al agente federal incorruptible “Eliot Ness” en “Los Intocables”, bajo la dirección de Brian De Palma, protagonizada por Sean Connery y Robert De Niro. Luego aceptar participar en dos películas dedicadas al béisbol: “Bill Durham” en 1988; y “Hombre de sueños” en 1989.

Guardaespaldas, lobos y Oscares

En 1990, década de éxitos para el actor, funda la compañía Tig Productions (el mismo nombre de la tribu a la que pertenecía su bisabuela Tig Cherokee), y debuta como director con una cinta de culto que le hizo pasar a la historia del cine: “Danza con lobos”.

Tras el éxito del filme, galardonado con siete premios Oscar (Mejor Película, Director, Guión Adaptado, Fotografía, Sonido, Banda Sonora y Montaje), pasa nuevamente a su faceta de actor para participar en “Robin Hood: Príncipe de los ladrones” (1991), donde compartió pantalla con Morgan Freeman, Mary Elizabeth Mastrantonio y Christian Slater; y “JFK” (1992), dirigida por Oliver Stone interpretando al fiscal “Jim Garrison”.

Ese mismo año actúa en la que es considerada una de las películas más vistas de todos los tiempos: “El guardaespaldas”, al lado de Whitney Houston como el guardia de seguridad que se enamora de una famosa cantante y literalmente da su vida por ella.

Le siguieron otras producciones fílmicas como “Un mundo perfecto” (1993) y poco después, en un intento de repetir el éxito de “Danza con lobos”, produce y actúa en “Mundo acuático” (1995), que dirigió Kevin Reynolds; además de “El cartero” (1997), la cual también dirigió, sin embargo, ambas cintas tuvieron resultados poco favorables en taquilla.

En esta misma década viene la crisis matrimonial; entonces, tras dieciséis años de nupcias con su esposa Cindy, decide divorciarse.

Un valiente en pantalla grande

De frente al nuevo milenio se le ve en pantalla grande en los largometrajes “Message in a Bottle”, “For Love of the Game” y “Play it to the Bone”, todas de 1999.

Tres años después protagoniza “El misterio de la libélula”, cinta de suspenso en la cual comparte créditos con Joe Morton y Kethy Bates, encarnando a un médico que debe resolver la extraña muerte de su esposa, fallecida durante una misión de la Cruz Roja en Latinoamérica.

En 2003 vuelve a la silla de director para protagonizar y estar al frente de la cinta “Open Range”, western con el que reveló su alma de vaquero.

Me encanta este género porque nos hace preguntarnos si somos valientes, cómo nos gustaría actuar ante determinadas situaciones donde hay injusticia”, ha dicho Costner en diversas ocasiones, haciendo evidente su gusto por el género.

Personajes a la medida

En 2004 vuelve a casarse, ahora con la alemana Christine Baumgaertner, de entonces 30 años de edad, lo que le sirve de aliciente para continuar con su carrera cinematográfica. Así actúa en “The Upside of Anger” (2005), “The Guardian” (2006), “Mr. Brooks” (2007) y “Swing Vote” (2008); en esta última encarnando a un hombre sin porvenir que se vuelve celebridad cuando su voto se vuelve decisivo para elegir al presidente de Estados Unidos.

En 2012 participa en su segunda serie de televisión —la primera fue “Amazing Stories”, con un papel ínfimo—, la aclamada “Hatfields & McCoys”, basada en hechos reales sobre la rivalidad a muerte entre dos familias que residían en la zona fronteriza entre los estados de Kentucky y Virginia Occidental, en la Unión Americana.

En los últimos años se le vio en los largometrajes “Man of Steel” (2013); “3 Days to Kill” (2014), donde dio vida a un veterano agente de la CIA que trabaja con su equipo para capturar a un peligroso traficante de armas; y “Black or White” (2014), que él mismo llamó “una película contra el racismo”.

Su más reciente película, a estrenarse este 2015, lleva por título “McFarland”, de la que es protagonista al encarnar al entrenador de un equipo de atletas residentes en McFarland, California, y los lleva a ganar un campeonato. La historia se basa en hechos verídicos.

Relacionados

Festival Internacional de Cine para Niños

ecofilm 2018