Juan Carlos Rulfo se adentró en el hoyo para acercarse a la ciudad

0 Flares 0 Flares ×

Fabián de la Cruz Polanco.-

En fechas recientes nos encontramos con una edición en DVD del documental “En el hoyo”, polémico material realizado por Juan Carlos Rulfo, con quien en su momento pudimos conversar sobre este material, mismo que aborda lo sucedido durante la construcción del segundo piso del Periférico en la Ciudad de México.

La ciudad de México es enorme, de hecho es considerada la ciudad más grande del mundo. Para atravesarla, la gente que tiene automóvil debe recorrer avenidas muy anchas y más que largas, contando además el Periférico cuya inauguración de su segundo piso provocó emociones encontradas entre los chilangos que habitamos esta ciudad.

Además del impacto visual que significa esta construcción, la construcción del segundo piso del Periférico guardó una infinidad de historias. Algunas de ellas fueron recogidas por el director Juan Carlos Rulfo para realizar su segundo largometraje titulado “En el hoyo”, el cual obtuvo varios reconocimientos en México y en el extranjero, además de que despertó mucha curiosidad entre el público asiduo al cine comercial, que había escuchado muchos comentarios al respecto.

Una leyenda mexicana cuenta que el diablo pide almas para que los puentes al construirse no se caigan. “En el hoyo” sirve como pretexto para acercarnos a la cotidianidad, a los sueños y a la dignidad de los trabajadores que laboraron en la construcción del segundo piso, tomando en cuenta su humor, su romance y los pequeños momentos que culminarán en el alimento que el diablo necesita para que ese enorme puente permanezca en pie.

– ¿Se cumplieron las expectativas generadas desde la planeación de este proyecto?

Sí. No me esperaba que fuera a tener tanta fuerza. Al ver la respuesta del público nacional e internacional, todo fue sido muy satisfactorio”.

– La construcción del segundo piso causó mucha polémica tanto por cuestiones urbanas como políticas, ya que fue un proyecto perredista, comandado en su momento por Andrés Manuel López Obrador. ¿Qué reacción cree que tendrá este trabajo ante el público?

Bueno hubo de dos. Fue difícil, en todos los sentidos, hacer que el público fuera a ver una película que es diferente de entrada, porque no hay ficción, sino que es un documental sobre un puente.

Lo que me ayudó bastante fueron los comentarios de boca en boca de la gente y que se dieran cuenta que fue un proyecto muy sencillo, y que por estar un poco enfrascados en cuestiones políticas, dejamos de ver algunos aspectos de lo que giró en la construcción del segundo piso.

Mucha gente evitó verla, pero es el trabajo que estuvimos tratando de empujar e independientemente del documental, queríamos que la gente se acercara a ver el documental e hicieran a un lado el reclamo social”.

– ¿El público mexicano está preparado para pagar un boleto en una sala comercial y ver un documental?

Más o menos. Yo creo que si se da la chance se puede llevar una gran sorpresa muy buena. Tal vez los tiempos no son muy buenos, creo que es ambivalente. Pero el cine tiene ese riesgo, te metes a ver como puedes mostrar y crear una propuesta”.

– ¿Qué tan difícil es ser hijo de quien eres?

Todo el trabajo sobre las maneras de acercarme al lenguaje de la gente los tome de mi padre, y la manera en como lo cuenta. La mejor manera de observar lo aprendí a través de mi papá.

Por otro lado, si yo hubiera sido escritor hubieran existido muchas comparaciones, pero mi manera de expresión es muy diferente a la literatura, lo mío es el cine y me siento muy libre en ese aspecto”.

Post relacionados