Javier Ruiz es poseído para contar historias de terror de modo diferente

agosto 19, 2018

Por: Redacción

Con tan solo 28 años de edad y con la idea de cambiar los paradigmas del cine de terror en México, teniendo como tema principal los exorcismos, a través de una historia sui géneris, que capte la atención del público nacional e internacional, Javier Ruiz ultima los detalles de la posproducción de su ópera prima, Poseído, la cual realizó de forma independiente, y que hoy día cuenta con el apoyo de Cinemex para su distribución, además de buscar lo mismo con la plataforma digital Netflix.

Protagonizado por Amelia Zapata, Jesús Fernández, César Kansino, Louis David Horné, Elyfer Torres, Francisco Camizao, José Eduardo Islas, Louis David y Cristina Zulueta, este largometraje tiene como antecedente una versión para cortometraje, producido por la empresa Liebsted y escrito entre Ruiz y Roberto Arenas, exhibiéndose con buena respuesta en varios festivales de cine de terror, logrando obtener algunos premios, como el Mejor cortometraje del Festival de Cine de Terror Vas a Gritar y el de Mejor guión original  en la Muestra Internacional de Cine de Terror de Córdoba, Argentina.

Ante esto, Javier Ruiz quiso explorar un poco más en la historia yéndose en solitario a hacer una adaptación más amplia del argumento, dando como resultado este proyecto, en el que el también realizador de cortos como Palabras al aire, Sonríe y Amor en la oscuridad, entre otros, hizo uso de las influencias cinematográficas que ha adquirido en su aún nobel experiencia.

Al momento de conseguir los apoyos, tuve la suerte de contar con el financiamiento de Moyra Shanttel Echeverria Salcedo, directora general en Film Revolution quien, junto con Luis Zavala se unieron al proyecto para que, una vez que esté listo y haya tenido su recorrido por festivales nacionales e internacionales, tenga su distribución en Cinemex, lo cual me tiene muy emocionado”, aseguró.

Los productores de Poseído son, entre otros: Isaac Basulto y Ferno Mendruí (productores asociados),  Marcos Muñoz Flores (co-productor), además de los productores generales: Jesús Fernández, Cipriano Rivera, Carmen Ruiz, Felipe Sánchez, César Ámigo Aguilar y el mismo Javier M. Ruíz.

Filmada entre julio y agosto de 2017 en locaciones de la Ciudad de México, para la grabación de la secuencia correspondiente al exorcismo, Javier Ruiz contó con el apoyo del teólogo Alejandro Mendoza, esto para realizar todo con la mayor credibilidad posible, obteniendo con esto resultados muy buenos, precisó.

Tengo como meta que la película sea pionera en México en la forma de contar este tipo de historias y salir un poco del esquema que conocemos cuando se habla de exorcismos en el cine”, aseguró el también realizador del corto Elipsis, exhibido en la edición 2016 de Feratum Film Festival.

Al respecto, les puedo decir que soy un gran seguidor de la película ‘El Exorcista’, la cual me parece asombrosa y que me impactó desde la primera vez que la vi. De hecho, en ‘Poseído’ se le rinde tributo con algunas referencias, pero hasta ahí. La nuestra es una película que no pretende copiarla, ni mucho menos”, precisó.

Cabe mencionar que la banda sonora de Poseído fue realizada por el músico francés Frederic Mauerhofer, quien conoció a Javier Ruiz y se interesó por este trabajo, siendo el mismo el primero que el compositor realiza para un proyecto extranjero.

En su historia, Poseído nos presenta la familia Hernández, que tiene al parecer una vida tranquila, hasta que su hijo mayor, ‘Cristian’, sufre un padecimiento que al parecer no tiene solución, pues ningún tratamiento médico parece mejorarlo. La conducta del joven cambia radicalmente, tornándose violento con su madre y hermano.

‘Ernesto’, sacerdote y amigo del padre del joven, luchará por ayudarlo aunque, con ello, una terrible verdad saldrá a la luz.

Si el público quiere ver una película de terror diferente no debe de perderse ‘Poseído’, más aún por tratarse de una película de terror, un género que apenas está empezando a retomarse dentro del llamado nuevo cine mexicano a través del trabajo de directores muy buenos, como Isa López, por ejemplo.

La mía se trata de una película que en ningún momento busca competir, ni copiar a lo que se presenta en el cine extranjero, principalmente en el hollywoodense; además de que es una producción que costó mucho poder realizar, debido a que no se pudo contar con el apoyo de ningún tipo de estímulo gubernamental, debido justo a que se trata de una cinta de género y hoy día, el cine mexicano parece estar enfocado solamente en comedias románticas e historias de amor”, concluyó.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Relacionados