Javier Bardem rumbo a Mar de Wedell

enero 29, 2018

Por: Redacción

SANTIAGO DE CHILE, Chile.- Javier Bardem ya subió al barco de Greenpeace Arctic Sunrise para sumarse a la campaña por la creación del Mayor Santuario Marino del mundo en el Mar de Wedell en la Antártica. El artista hispano -que viaja junto a su hermano también actor, Carlos, y el productor y director Alvaro Longoria– se trasladó en avión hasta el continente helado para luego subirse al barco de Greenpeace.

Quiero contribuir a través de esta campaña de Greenpeace a que se conozca más la importancia del océano Antártico, situado en el fin del mundo y, sin embargo, tan relevante para la supervivencia del planeta“, ratificó en Twitter el protagonista de Madre.

Junto a un equipo de científicos documentarán la zona de 1.8 millones de kilómetros cuadrados, en evidente peligro ante la presencia cada vez más habitual de la pesca industrial.

Carlos Bardem, por segunda vez en una expedición de Greenpeace, aseguró que es “un viaje mágico para registrar no solo la belleza inigualable de este entorno, sino además conocer de primera mano las amenazas que lo acechan. Es hora de que los gobiernos del mundo protejan nuestras aguas, empezando por las del océano Antártico. No hay plan B porque no hay planeta B: este es el momento de lograrlo“, afirmó.

No será la primera experiencia de los Bardem en temas medioambientales, antes trabajaron en Hijos de las nubes sobre el Sahara, ganadora del Goya al Mejor documental en 2013.

Agradecemos y valoramos enormemente que un actor del prestigio y talento de Javier Bardem se haya comprometido con este esfuerzo por proteger una zona marina en la Antártica que hoy está seriamente amenazada“, destacó Estefanía González, coordinadora de Océanos de Greenpeace en Chile.

Añadió que gracias a su viaje y al trabajo de documentación visual que realizará junto a su hermano Carlos, la campaña tendrá todavía mayor alcance y posibilidades de éxito. El Arctic Sunrise, emblemática nave de Greenpeace, llegó a Chile fines de diciembre para la expedición de tres meses.

Su tripulación, compuesta por 35 personas, va a realizar investigaciones científicas con un submarino para documentar hábitats del fondo marino y recogerá pruebas para que los gobiernos declaren Santuario a esta zona del océano Antártico.

Fuente: ANSA

Relacionados