Inconclusa, adaptación de “Diablo Guardián” para TV

Jaime Rosales Domínguez.-

La adaptación a la pantalla chica, en formato de teleserie, de la novela “Diablo Guardián” (Premio Alfaguara 2003), escrita por el mexicano Xavier Velasco, sigue pendiente, pues de acuerdo con el autor la productora de televisión colombiana RTI, titular por cinco años de los derechos literarios, aún no está satisfecha con el guión.

En entrevista con Filmeweb, Velasco señaló que no tiene injerencia en dicha adaptación y mucho menos en su aprobación; el único derecho de veto que conserva respecto de esa producción es en la elección de la protagonista, que podría ser Martha Higareda.

Se ha hablado mucho de que ella podría ser y sí, en efecto, es una posibilidad y todavía me sigue pareciendo que es una buena opción, pero aún no hay nada confirmado hasta este momento, pues quedamos en que hasta que no tuvieran el guion definitivo y estuvieran listos para el casting, hasta entonces participaría”, comentó.

La productora colombiana RTI es la misma que produjo para televisión la adaptación de la novela “La Reina del Sur”, historia original de Arturo Pérez-Reverte. En el caso de “Diablo Guardián” la empresa se asociaría con Televisa para la transmisión de la teleserie.

De acuerdo con Velasco, autor de otras novelas como “La edad de la punzada”, “Este que ves” y recientemente “Males raíces”, hasta ahora “Diablo Guardián” es la única historia de su palmarés literario cuyos derechos han sido comprados para llevarla a la pantalla chica.

Por lo pronto, el considerado el nuevo enfant terrible de la literatura mexicana contemporánea sigue escribiendo, aunque aseguró no tener un nuevo proyecto en concreto:

He hecho y desecho lo que estoy haciendo, así que mejor ya no abro la boca y me pongo a trabajar, y cuando tenga ya algo más acabado entonces prometo hablar de ello”.

Disciplinado con su escritura, Velasco contó que trabaja diariamente en el jardín de su casa por espacio de entre cinco y seis horas.

Me encantaría escribir mucho, pero escribo menos de lo que quisiera, aunque lo hago todos los días mientras el sol pegue en el jardín porque es ahí donde trabajo. A veces sale algo, pero no siempre.

Escribir es como ir nadando en el mar: uno no puede percibir su avance. Vas dando brazadas y brazadas esperando llegar en algún momento, pero no sabes cuándo será ese momento así que hay que tener mucha paciencia”.

Sin embargo, adelanta que escribe una novela y que lo hace en tres planos distintos, pues no hay todavía un plan definido ni sabe el rumbo que tomará la obra.

Post relacionados