Historias para reflexionar: El autismo en el cine

0 Flares 0 Flares ×

Diana Ruiz.-

El cine ha sido el medio idóneo para mostrar toda clase de experiencias humanas, con personajes que van de lo icónico y turbio, hasta héroes cotidianos con grandes triunfos e historias de éxito, demostrando así la situación actual de la sociedad.

Un caso particular y del que poco se ha hablado en el séptimo arte es del autismo, un trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior, y la progresiva pérdida de contacto con la realidad exterior.

Entre las cintas más famosas que abordan el tema destaca “Rain Man” (1988), en la que Dustin Hoffman interpreta a “Kim Peek”, un hombre con un autismo profundo pero con la extraordinaria habilidad de memorizar todo lo que lee. Su egoísta hermano “Charlie”, encarnado por Tom Cruise, lo contacta debido a que es beneficiario de la multimillonaria herencia dejada por el padre de ambos. Un interés que va tornándose en afecto.

El niño que podía volar” (1986) es un drama que también toca sentimientos profundos, pues relata cómo “Milly” (Lucy Deakins) y “Louis” (Lucy Deakins), junto a su recién enviudada madre “Charlene”, se mudan a un nuevo vecindario en el que la protagonista infantil conoce a “Eric” (Jay Underwood), un chico autista con una auténtica fascinación por volar.

Autismo cintas 2

En “Un testigo en silencio” (1994), el director Bruce Beresford retrata la historia de un niño con autismo que presencia la muerte de sus padres, asesinados de forma brutal. Siendo el único testigo del doble homicidio, la policía pide ayuda a un psiquiatra para poder esclarecer el caso, a través de una complicada comunicación con él.

Una trama similar es la del largometraje “Mercury Rising” (1998), en la que el agente del FBI “Art Jeffries” (Bruce Willis) debe investigar el caso de un niño desaparecido, cuyos padres han sido asesinados. Cuando lo encuentra, resulta ser un autista de nueve años con la asombrosa capacidad de interpretar códigos del gobierno teóricamente indescifrables.

Entre los filmes que también han retratado el autismo destaca “Me llaman Radio” (2003), en el un entonces jovial Cuba Gooding Jr. interpreta a un chico al que conocen en su pueblo por su amor a la radio y a la música. No habla con nadie, pero un día el hombre más respetado de la comunidad, y también entrenador de fútbol (Ed Harris) se hace amigo suyo y lo abre a un mundo del que estaba aislado.

Autismo cintas 3

Y si de historias de amor se trata, “Mozart and the Whale” (2005) narra la de una pareja con una forma de autismo acompañada de disfunciones emocionales. Se trata de “Donald” (Josh Hartnett), un joven taxista obsesionado con los pájaros y con el cálculo numérico. En sus ratos libres dirige un grupo de personas que sufren el mismo trastorno, hasta que la llegada de “Isabel” (Radha Mitchell) cambia su vida para siempre.

En el terreno documental figuran “Autism: The Musical” (2007), el cual sigue a cinco niños autistas a medida que trabajan juntos para crear y llevar a cabo una puesta musical en vivo; y “The Horse Boy” (2009), sobre la lucha de unos padres por encontrar la cura para su hijo autista. Al descubrir que la condición de éste mejoraba con el contacto con caballos y otros animales, la familia deja su hogar en Texas y comenza un viaje para encontrar la ayuda de shamanes tradicionales en Mongolia.

Entre las películas más recientes que abordan el tema se encuentra “El contador” (2016), protagonizada por Ben Affleck en el rol de un contador con Síndrome de Asperger ‒una forma de autismo‒, obsesionado con el orden y con una doble vida, pues además de servir para un selecto grupo de clientes es un asesino despiadado.

Post relacionados