Héctor Bonilla y Roberto Blandón geniales en “La fierecilla tomada”

Fierecilla tomada teatro

Maru Páez.-

Con un Héctor Bonilla magistral y la actuación soberbia de  Roberto Blandón, continúa en cartelera la obra musical “La fierecilla tomada”, divertida historia que parodia de manera jocosa la forma en que se hacía el teatro musical en Broadway en la década del 20.

Basta decir, que el hilo conductor de la trama es  “El hombre del sillón” (Héctor Bonilla), un homosexual que ama el teatro y quien  a través de un disco Lp, comienza a  recordar las escenas de su musical favorito llamado “The Drowsy Chaperone” (La fierecilla tomada).

De esta manera, conforme la aguja del viejo tocadiscos va avanzando, una a una, las escenas del citado musical se van representando en la sala del adorable protagonista, quien tiene la posibilidad de detener, avanzar o repetir las escenas, según sea su gusto.

Si bien es cierto, que la trama no representa mayores dificultades, salvo la de hacerle pasar un rato divertido al público, la  puesta en escena dedicada a la memoria de Manolo Fábregas, permite que la actuación de Héctor Bonilla y Roberto Blandón resulten por demás admirables, debido al dominio y la presencia que cada uno plasma sobre el  escenario.

Muestra de ello, es la larga ovación de pie que se llevan estos dos actores,  al término de la función.

La puesta en escena, cuenta con 19 números musicales, 13 cambios de escenografía, 130 cambios de vestuario y música en vivo.

“La fierecilla tomada”, producción de Juan Torres y Guillermo Wiechers, cuenta con las actuaciones de  Jacqueline Andere y Chantal Andere, Ari Telch, Mauricio Martínez, Norma Lazareno, Moisés Suárez y Mónica Sánchez Navarro, por mencionar algunos.

Post relacionados

Ray Zubiri