Hari Sama dedica cortometraje a normalista desaparecido de Ayotzinapa

octubre 13, 2016

Por: Redacción

Erick Kin Gámez.-

El cineasta mexicano Hari Sama se encuentra contento debido a que su cortometraje “Ya nadie toca el trombón”, se proyectará este octubre en el Document International Human Rights Documentary Film Festival, en la ciudad escocesa de Glasgow; así como en el Paris Courts Devant, en noviembre próximo.

En entrevista con Filmeweb, el también músico explicó que el filme de 12 minutos de duración, “está hecho para difundir, desde un punto de vista más humano, el tema de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa”.

El proyecto surgió luego de que Amnistía Internacional lo invitó a participar en el documental “Ayotzinapa 26”, pero decidió hacer una versión un poco más larga.

El director de cintas como “Sin ton ni Sonia” (2003) y “El sueño de Lu” (2012), señaló que muchas personas no se han sumado a la causa de los normalistas desaparecidos, pues no han entendido ni dimensionado la gravedad de lo que ocurrió el 27 de septiembre de 2014.

Mi sensación es que hay mucha gente que no es, digamos de ninguna posición política, que no entienden muy bien que estas personas son seres humanos como nosotros; en el sentido de que los ven y justifican un poco la desaparición, porque los chavos eran vándalos entre comillas.

Es un secreto a voces y finalmente los normalistas fueron recluidos en instalaciones del Estado, entonces me pareció que había que atender este asunto a través de una historia para cine, pero con una visión más humana”, precisó Sama.

Así, hablar de Cutberto Ortiz, uno de los 43 desaparecidos, podría acercar más a la gente al tema. “Me puse a investigarlos a todos y justamente Cutberto fue el que me llamó más la atención, el que me atrapó por su historia”.

Visitando San Juan de las Flores, pueblo donde vivía Cutberto, Hari Sama pudo platicar con la familia, los amigos y las personas de su entorno, con la finalidad de resaltar el hueco humano que ha dejado el joven.

Cutberto era un chavo que tocaba el trombón, que le gustaba Bob Esponja y lo imitaba; que tenía una relación muy bonita y muy cercana con su familia, con su abuela, sus compañeros; un joven como cualquier otro de la Republica Mexicana, y tengo la esperanza de que poniéndole emociones podamos acercarlo a la gente.

El realizador agregó que una de las cosas por las cuales la historia de Cutberto Ortiz le llamó la atención, se debe a que también es músico: “tengo una relación muy cercana con la música y me importa mucho la música banda, porque es la representación de un pueblo”.

Al entrevistar a la banda donde tocaba el estudiante, sus compañeros le dijeron a Sama que siguen esperándolo, pues “mientras no se les dé la oportunidad de enterrarlo, en el sentido en el que el Gobierno no se acerqué con compasión y honestidad a decir ‘paso esto y aquí están las pruebas de que esto es realmente lo que pasó’, lo seguirán esperando”.

Sobre la impresión que el causa el hecho de que el cortometraje pueda verse en festivales internacionales, el director dijo: “es una cosa muy chistosa, porque la verdad nunca sabes muy bien cuándo o si van a aceptar una película o por qué. Yo estoy muy contento con el resultado de la película y agradezco mucho poderlo viajar”.

Para Sama, lo más importante es que “Ya nadie toca el trombón” pueda verse en México, con la finalidad de despertar conciencia en la sociedad, de ahí que el próximo año haya posibilidades de exhibirlo.

Ahorita estamos teniendo un poco de paciencia para tratar de que todavía tenga un poco más de vida en festivales, que te piden que no estrenes en línea para trasportarlo, entonces nos vamos a dar un espacio un poco más grande, porque creemos que eso nos puede ayudar a la distribución”.

“Ya nadie toca el trombón”, además de proyectarse en el Document International Human Rights Documentary Film Festival, también se verá en la doceava edición del Festival Internacional de Cortometrajes Paris Court Devant, en diciembre próximo.

Relacionados