ecofilm 2018

Guillermo Osorno rescata el recuerdo de “El Nueve” y lo trae al presente

noviembre 6, 2014

Por: Redacción

Fabián de la Cruz Polanco.-

La historia artística y cultural de la ciudad de México de mediados del setenta, hasta finales del ochenta no pudo haberse consolidado ideológicamente sin la existencia de “El Nueve”, centro de divertimento que, a pesar de haberse creado como una opción de encuentro para homosexuales, se convirtió en una de las ventanas en la que tuvieron cabida lo mismo artistas visuales, como cineastas, actores y cantantes, entre los que se pueden mencionar nombres como María Félix, Alex Lora, Pita Amor, Rubén Figueroa, Café Tacvba, Maldita Vecindad y Alaska, entre muchos otros.

El periodista Guillermo Osorno así lo creyó y durante varios años se dedicó a explorar, conocer y hacer un pasado para mostrar esta realidad a través del libro “Tengo que morir todas las noches”, una crónica de los ochenta, el underground y la cultura gay (Debate, México. 2014); en el que realiza una crónica de la historia social de la  Ciudad de México, abordando de manera directa a la comunidad gay, la contracultura y el underground que se vivió en ese entonces.

Además de “El Nueve”, que se encontraba en la calle de Londres, en la Zona Rosa, la figura protagonista de este libro es Henri Donnadieu, un francés prófugo de la justicia de su país, responsable de abrir este histórico bar, que muchos comparan como el también legendario Studio 54, en New York.

Además de bailar y ser un lugar para pasar el rato, “El Nueve” era un lugar donde también se presentaban performances y se dialogaba sobre cine, cultura, política y demás.

Lo que más me ha interesado en estos días sobre el libro es la reacción de la gente joven. Lo que he visto es que el libro les relata una historia que los ayuda a ver dónde están y cómo es la ciudad en la que vivimos. Creo que esa es la mayor justificación de este libro”, dijo al conversar con nosotros Guillermo Osorno, con quien tuvimos esta conversación.

¿Cómo surge la idea de escribir un libro sobre el bar “El Nueve”?

Yo trabajaba como editor en la revista DF Travesías y se hizo referencia de Henri Donnadieu en un artículo que se hizo sobre la vida nocturna en la ciudad de México, en la que se recordaban los tiempos de gloria de ‘El Nueve’; pero no se tenían noticias sobre el destino de Donnadieu. Hasta que por un amigo en común tuve noticias de él y al ir a visitarlo, lo encontré en un restaurante en la zona cultural del Bosque de Chapultepec, donde tiene un restaurante, y estuvimos conversando sobre ‘El Nueve’ y me di cuenta que la historia era mucho más grande de lo que yo pensaba</i>.

Era una historia con mucho chiste y que abarcaba toda una época. Entonces me puse de acuerdo con Henri para poder entrevistarlo todos los miércoles y quedó como un primer esqueleto de la historia, pero si me tardé varios años en escribir el libro porque, en primer lugar, eran muchas entrevistas y después porque había que entender qué clase de historia era la que quería contar, pues al escribir sobre Henri Donnadieu, lo iba a hacer también sobre una generación”.

¿Cuáles fueron los principales retos a los que se enfrentó al momento de realizar este libro, en lo referente a la investigación?

El principal reto fue más bien de composición. Sobre cómo contar la historia, como manejar al personaje principal, que no estaba en todo momento dentro de los momentos de la historia que me interesaba, y cómo abarcar los aspectos que interesaban, en particular los aspectos sociales y políticos de la ciudad y tomar el pulso de una época y eso fue un reto de composición.

Además, el libro no inicia contando estos aspectos, sino conmigo mismo, lo cual le añade un nivel más de comprensión”.

Eso es también un aspecto importante del libro, pues adaptó los hechos ocurridos a una novela, haciendo a un lado el formato convencional de narrar los hechos de manera cronológica.

Todo eso fue lo que acabó conformando el relato como fue, además de la investigación que se tuvo que hacer”.

¿Y cuáles fueron los pros y contras a los que se enfrentó, tomando en cuenta que se trata de un libro de temática gay en un país con prejuicios en torno a la diversidad sexual?

Bueno, en ese sentido no tuve ninguna restricción; todos los editores lo entendieron desde el inicio. El libro además se lo enseñé a algunos escritores, amigos míos y también pasó esa prueba. Y bueno al momento del lanzamiento, resultó sorprendente el recibimiento que le dio la gente, al grado de que se fue a reimpresión a dos semanas de haberse lanzado a la venta.

Me llegan mensajes de gente de mi generación y de personas más jóvenes, quienes agradecen que se haya abarcado una etapa descuidada hasta cierto punto, dentro de la historia de México. Hacía falta una historia así por contar”.

Usted conoció “El Nueve. ¿Cuáles fueron sus primeras impresiones y qué recuerda de ese lugar?

Yo estaba saliendo del clóset y no conocía ningún bar en la ciudad de México, y de hecho no conocía tampoco a ningún gay; y entonces me lancé a caminar la ciudad para ver qué respuestas me tenía sobre esas inquietudes, y fue así como dos años después llegué a ‘El Nueve’, del cual ya había escuchado, pero no sabía dónde estaba. Llegué ahí como Inspector de bares, porque estaba trabajando en una huelga de la universidad; y esa noche regresé y me encontré con un lugar que cumplía el mito que se había hecho de él y conocí a un grupo de gente, pues ‘El Nueve’ era una especie de escuela para ser gay, pues uno va ahí no sólo a ver qué se liga, sino a aprender.

Luego el bar tenía la ventaja de que ahí se discutían películas, o se mostraba el arte lo cual le daba la característica de una comunidad, un lugar de aprendizaje”.

¿Ahora que se lanzó el libro se han acercado personas para contarle también sus historias en “El Nueve”?

Eso ha sido parte del éxito del libro también. Además de que he recibido nuevas anécdotas sobre el lugar, he procurado mantenerme en la línea narrativa firme, pues de no hacerlo, en lugar de novela tendríamos una enciclopedia en donde se conjuntara todo lo que sé ahora sobre el lugar. El plan era no salirme del plan trazado; además de que por estas historias han pasado miles y miles de personas; una historia reúne a muchas de las demás.

Sin embargo, en la reimpresión hubo posibilidad de corregir algunos nombres de personas, grupos, aunque siempre saldrán cosas. Pero como es un libro que atañe a la memoria colectiva, siento que el libro se va autocorregir en el sentido de que los demás van a contribuir a hacer más fina y precisa la historia”.

¿Le gustaría que más adelante esta historia fuera adaptada ya sea para teatro o para el cine? Hay referencias cinematográficas en otros países, como Estados Unidos con“Studio 54”. 

En las últimas semanas se han aparecido algunas ideas, nada en firme, pues es muy prematuro. Sin embargo, alguien está haciendo un documental, cuya idea surgió antes de que se publicara el libro. Siempre queda esa sensación de que hay algo como cinematográfico al respecto, como visual, pero no hay nada aún al respecto.

Pero si me gustaría que se hiciera algo, pues sería interesante que como ocurre en otros lugares, haya alguien interesado en retratar y mostrar estos mundos”.

¿Cómo concibe actualmente la vida gay en la ciudad de México?

Creo que hay mucha diversidad. No puede haber nada como ‘El Nueve’, porque fue un bar que obedecía necesidades de la época. Hoy día no son los mismos; y hay lugares que no me gustan. La gente no piensa igual y ahora las preguntas son distintas”.

¿Cuál es siguiente proyecto editorial?

Estoy haciendo la promoción del libro y pronto haré el lanzamiento de un portal político, llamado ‘Horizontal Mx’, que tendrá también un espacio físico, de reunión y estoy estudiando dos o tres posibilidades de libros. Quiero seguir haciendo historia de la cultura en México, además de que también tengo el deseo de salir de la ciudad y hacer algo sobre otras partes del país. La verdad es que aún no he tomado una decisión.

Además de que el libro va a generar actividades en otros ámbitos, por ejemplo estamos planeando hacer una fiesta en el interior y habrá una serie de jornadas con Jumex sobre cosas de arte alrededor del libro”.

¿De donde nace el título del libro?

“Tiene que ver con una entrevista con Henri Donnadieu, en la que me dijo que tenía que morir todas las noches para renacer al día siguiente”.

Relacionados

Anunciate en Filmweb