Guadalupe Loaeza: Una niña bien que emprendió una crítica mordaz

junio 30, 2019

Escrito por: Nadia Galaviz | @nadia_galaviz

Las niñas bien ocupan todo un universo, es un concepto y una actitud ante la vida”, aseveró la escritora mexicana Guadalupe Loaeza al inaugurar la exposición Las niñas bien: Sus secretos y sus obsesiones en Cinepólis Plaza Carso, en donde se muestra más de una decena de vestidos que Nina Ricci habría regalado a Loaeza cuando ésta trabajó como su publirrelacionista.

Allí, se revela parte de su trayectoria personal y profesional, cuyos detalles son abordados con mayor profundidad dentro del filme que lleva el mismo nombre. Además, se incluyen una serie de fotografías, manuscritos, ejemplares de la novela Las niñas bien así como recortes del periódico Unomásuno que a el 5 de julio de 1983 publicó el artículo Niñas bien de la autora quien realizó una crítica mordaz a la burguesía mexicana de ese tiempo.

De este modo, la muestra se perfila como un recorrido por los vínculos y las colaboraciones que forjaron, la estética y el carácter de Loaeza y a la ideología que envuelve a las niñas bien, pasando por su relación con algunos de sus mentores y amigos: Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis y Héctor Aguilar Camín.

Las aventuras y desventuras inspiró una colección de joyería y la producción cinematográfica, dirigida por Alejandra Márquez y protagonizada por Ilse Salas, esta última quien fuera galardonada como Mejor actriz el pasado fin de semana con el Premio Ariel, certamen que además le otorgó otras 13 nominaciones pues recuerda a un país a punto del colapso debido a la crisis económica experimentada al inicio de la década de los ochenta.

Las prendas y la joyería son parte de la película y son originales de 1982, todo es de París, pero más que eso me interesó mostrar al público lo que hay detrás de las cámaras, siendo la parte más relevante una litografías diseñadas por Pedro Rendón, son especiales porque ilustraron las doce versiones de mis libros editados por Océano, el primero que se publicó en 1985”, explicó.

Asimismo, sostuvo que cada uno de los trajes representan una parte importante de su vida ya que fueron sus uniformes, “toda esa ropa yo la usé, con esa trabajaba para la casa Nina Ricci, yo era publirrelacionista, a mí me pagaban en especie no en efectivo, cada colección y en cada temporada yo obtenía uno, eso fue hace 38 años cuando sucedió la nacionalización de la banca, todo es original y las estoy guardando para mis nietas y mi nuera”.

Además comentó al respecto del filme que “el personaje de Ilse Salas es víctima de ese medio, pero a la vez no puede dejar a sus amigas. Si lo hace se sentiría fuera de todo y eso la hace sufrir mucho. La película me encanta. La directora le dio una vuelta de tuerca muy interesante a mi Sofía. Ella es más reflexiva, más contenida y sirve como conciencia del resto del grupo. Ver cómo se enfrenta Sofía a esta crisis… me parece que ella es una guerrera”.

Antes de cortar el listón de la inauguración y dar un breve tour por la exposición, Loaeza se aseguró de compartir su satisfacción por el proyecto: “El hecho de que la película esté nominada 14 veces para mí ya es una gratificación. La crítica ha sido muy entusiasta y la cinta ha sido reconocida internacionalmente. Me llena de orgullo y honestamente, las quiero más que nunca“, refirió.

Al evento también acudió Rodrigo González, uno de los productores de la película; Ramón Ramírez, Director General de Relaciones Públicas y Comunicación de Cinépolis y Leonardo Cordero, Gerente de Distribución de Cinépolis.

En su oportunidad, Leonardo Cordero expresó que “estamos muy contentos de que la culminación del viaje de esta película sean las nominaciones al Ariel. Está por terminar la corrida comercial de la cinta y para no ser una comedia, el recibimiento del público fue muy cálido”.

Relacionados