“Gloria”… Todo por amor

enero 10, 2015

Por: Redacción

Óscar Gutiérrez Meza.-

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos”, es tan solo un poco de lo que dice el filósofo y psicoanalista alemán Erich Fromm en su célebre obra “El arte de amar”.

Y es que el amor, lo que condujo a una cantante a alcanzar la fama con todo y contra todo, y mantenerla aún en tiempos de declive, es lo que muestra la película “Gloria”, basada en la vida artística de la cantante y compositora Gloria Trevi, que está disponible en las salas mexicanas de cine desde el 1 de enero pasado.

A una semana de su estreno, de acuerdo con datos proporcionados por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine), el filme dirigido por el suizo Christian Keller y con un guión de Sabina Berman acumula más de 18 millones de pesos.

Esta cifra la ubica en el quinto lugar en taquillas, debajo de “Una noche en el museo 3”, “Los pingüinos de Madagascar”, “Corazones de hierro” y “El Hobbit 3”. Además de que en su estreno, acudieron a verla más de  120 mil personas.

Se trata de números relativamente bajos, si se toma en cuenta todo el escándalo que afectó la imagen de la intérprete de “Pelo suelto”,  y los comentarios mixtos que de ahora, por parte de público, crítica y de los propios implicados.

Semanas antes de su estreno, el largometraje ya estaba disponible en la piratería, cosa que, aunado a las críticas, mermaría el interés por acudir a los cines.

Ascenso y declive

El filme comienza en el año 1984, cuando Gloria, en una interpretación muy convincente de Sofía Espinoza, ingresa a la academia de música de Sergio Andrade, interpretado por Marco Pérez.

Aquí cabe señalar que, tiempo atrás, Trevi ganó un concurso por ser la doble de “Chispita”, personaje de la telenovela del mismo nombre protagonizada por Lucero, quien también trabajó con Andrade y con quien tampoco tuvo buenos términos.

Regresando a la trama, la naciente artista luchaba por alcanzar ese sueño, de interpretar sus propios temas, pues para Sergio lo que hacía era “primitivo” y quería que ‘otra’ las cantara, cosa por la cual Gloria se opuso y surgió ese contrato en una servilleta.

El filme atraviesa por momentos memorables en la memoria colectiva: aquella primera presentación en “Siempre en domingo”, con un Raúl Velasco, por cierto, muy mal caracterizado y con una voz que no parecía la del fallecido conductor.

También figuran los momentos de los polémicos calendarios, los conciertos en Viña del Mar, las declaraciones a favor del aborto y una postulación a la presidencia de México, el concierto en el Auditorio Nacional donde anunciaba un retiro por la enfermedad de Sergio…

Incluso es retratada la crudeza con la que se expone los tratos que Andrade daba a sus alumnas, incluida a la propia Gloria. Las restricciones y los severos castigos por transgredirlas. En un momento dado, llegan la alegoría de un harem: Andrade y las jovencitas, todos desnudos, una orgía.

Las transformaciones personales de las aspirantes cuando las metas que se habían propuesto, el hecho de ser una artista famosa, quedan de lado con tal de obtener, por lo menos, una miguita de amor de Andrade.

Llama la atención la intercalación dentro del relato entre el ascenso y declive de esta etapa en la carrera de la cantante, combinada con la decadencia de estar en la cárcel. Los números musicales correctamente logrados.

Errores cronológicos

A pesar de que hay un buen trabajo en el guión en lo que a diálogos y narrativa se refiere, hay errores de cronología:

Se menciona que el veto de Televisa a la Trevi fue impuesto después de su primera aparición en la pantalla chica, e inmediatamente se reúne con Paty Chapoy y Ricardo Salinas Pliego, presidente de Televisión Azteca.

Pero en esa época, principios de los 90, aún no existía Azteca, y el veto de Televisa fue porque Trevi apareció en unos programas producidos de forma independiente, cuyos derechos fueron vendidos a la televisora del Ajusco.

Mucho se decía que la imagen de la Trevi quedaría muy afectada después de la salida a la luz de esta película. Sin embargo, no queda del todo “mal parada”, y es por esto el título de este escrito y la referencia a Fromm: “Gloria. Todo por amor”.

Porque pareciera que todo lo hizo por amor: sus más célebres canciones (“Con los ojos cerrados”, por ejemplo), la permanencia con el verdugo a pesar de sus condiciones, cuando dio la cara al comenzar a destaparse los escándalos, lo que hizo Gloria con tal de ver a Sergio en plena reclusión.

Peor quedó, por ejemplo, Aline Hernández (encarnada por Ximena Romo), a quien muestran prácticamente como una mujer que anda con uno y otro hombre. La propia Aline ya planea demandar a los productores del filme, así como en una reedición del libro “La Gloria por el infierno”, escrito por Rubén Aviña.

Tatiana del Real (en el papel de “Mary Boquitas”), Osvaldo Ríos (como Emilio Azcárraga Milmo, de quien se refieren como “El Tigre” en la película), Pepe Olivares, Moisés Arizmendi, Estefanía Villarreal, Marisa Rubio y Pedro Mira, por mencionar algunos, completan el elenco de esta película.

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=ovGaQ1IDWvg”]

Relacionados