Gerardo Beretta, un fanático de poder convertir en humanos a las estrellas

0 Flares 0 Flares ×

Durante su estadía como parte del equipo periodístico de la sección de espectáculos de la versión original del periódico El Heraldo de México, quien esto escribe tuvo la posibilidad de conocer, además de los personajes protagonistas de las notas periodísticas diarias, a diversos personajes que con su trabajo, ayudaron a inmortalizar a los grandes del espectáculo, al formar parte del equipo creativo de las famosas Entregas de Heraldos  a lo más destacado del espectáculo y el deporte.

Uno de ellos fue, sin duda alguna Gerardo Beretta Buckley, conocido también como Jerry Beretta, experimentado fotógrafo artístico y publicitario encargado de capturar a todos y cada uno de los nominados y ganadores de ese premio, además de realizar las primeras sesiones fotográficas de los otrora llamados Rostros, Voces, Promesas y Amigos de El Heraldo, siendo una misión que lo ocupó por más de veinte años, hasta la desaparición del diario que piensa joven, en 2003.

Asistir a su estudio durante la preproducción de las Entregas de Heraldo, ubicado en ese entonces por los rumbos de Miguel Ángel de Quevedo, en Coyoacán, era un verdadero placer en todo el sentido de la palabra, pues se tenía la posibilidad de escuchar y formar parte de charlas más que amenas, comer buena comida y poder conocer a ‘las estrellas’ de una manera más cercana.

¿Qué dejó en usted, profesional y personalmente, la experiencia de formar parte del equipo de las Entregas de El Heraldo?

Fueron 21 años seguidos. Se dice fácil, pero la verdad es que con todo y las sesiones largas y en ocasiones desveladas, es uno de los trabajos que forman parte de mi cosmogonía personal. Es como mis creencias, nadie me lo puede quitar. Me encantaba el sentir festivo, glamoroso y el ‘cuchicheo’ de quienes a su vez, participan en el imaginario de este país y que depositaban su confianza que en mi persona y oficio.

Me encantaba que podía experimentar con luces, fondos, poses, siempre buscando entregarme a quién tenía enfrente. Ese era mi reto, tanto técnico como expresivo. Por supuesto que esto fue posible gracias a la mente abierta y generosa de quienes dirigían la operación, en especial Guillermo Vázquez Villalobos, Mauricio Peña y sus magníficos colaboradores. En 21 años no recuerdo haber tenido roce alguno con quienes me confiaban su trabajo“.

La lista de estrellas captadas por Su lente debe ser muy extensa.

Demasiado larga. Lo que si puedo decir es que, gracias a ese proyecto anual, tuve frente a mi cámara a un gran número de los grandes actores y actrices de mi país, así como a futuras luminarias que han demostrado tener lo que se necesita y mujeres bellas. Esto fue un regalo“.

¿Recuerda alguna anécdota que considere digna de contar?

La anécdota general era que siempre llegaban con mucha prisa. Sólo tenían quince minutos y, tres o cuatro horas después, aún estaban en el estudio. Magia  o ángel, no se quién lo operaba.

Pude fotografiar a verdaderas damas, como Diana Bracho o Helena Rojo. El estudio se llenaba de presencias maravillosas. Así de grande era este asunto“.

SI LA FOTOGRAFÍA FUE HECHA CON EL CORAZÓN, LO TÉCNICO PASA A OTRO PLANO

¿Cómo convierte Gerardo Beretta la fotografía en un modo para expresar sus ideas?

Realmente no sé como, simplemente se dio. Es más, yo no escogí esta disciplina, ella me escogió a mí. Estaba en la universidad por 1968 estudiando Ciencias y Técnicas de la Información, lo que hoy llaman Comunicación, pero es una carrera distinta, y llevábamos taller de fotografía el cual, por cierto, reprobé. Al año siguiente, mi padre me regaló una cámara y me clavé. Durante los siguientes cuatro años de carrera no dejé la cámara nunca. De hecho, se convirtió en mi estereotipo“.

¿Cómo se da el giro que la transforma en su manera de vivir de ella?

“En 1972 se me presentó un libro llamado ‘Photographis’, editado en Suiza, que contenía lo mejor de la fotografía publicitaria del mundo, y ahí fue cuando conscientemente me dije que eso es lo que yo quería hacer. Comencé a trabajar en ello junto con un amigo, Sergio Zambrano, que ya hacía catálogos finos. Y como en todo oficio, el ´clavarse’ rindió frutos. Al poco tiempo, comencé a buscar clientes en el medio de la agencias de publicidad.

La primer foto que me confiaron fue una de hot cakes en McCann Erickson que, por cierto, Doña María Luisa, mamá del magnifico cartonista editorial Paco Calderón, fue la estilista. Desde entonces he trabajado en el medio publicitario y de comunicación. Anuncios, catálogos, portada de discos, retrato de artistas, propaganda política y nunca he dejado de producir fotografías de corte ‘auto encargo’, lo que me permite continuar desarrollando mi amado oficio“.

¿Qué es lo que diferencia a sus fotografías de las demás, tanto en lo artístico como en lo técnico?

Mantenerse en la cresta de la ola del bien hacer es un trabajo cotidiano y una pasión en si. En ocasiones, ocurre que las circunstancias no confluyen para que todos los elementos de una fotografía se den de manera armónica y precisa. Sin embargo, el resultado final técnico se deberá al conocimiento y buen uso que de las herramientas asequibles se haga. Y es aquí en donde aquello que tú llamas ‘artístico’ hace aparición.

Si la fotografía fue hecha con el corazón, lo técnico pasa a otro plano. Yo busco ver a la persona que está frente a mí como lo que es: un ser humano, desprendido de raza, religión, preferencias políticas, sexuales, mañas, con sonrisa y si se puede, glamour. Debe estar a gusto en ese momento furtivo. Si no lo está, es muy difícil imprimir mi visión de la persona.

Estoy consciente que, para obtener una magnífica fotografía de ese momento volátil, debe haber voluntad y talento para ello en los involucrados. En otras palabras, si la fotografía de quién fuere se lee amable y por ello humana, y dice algo del que posa aunque sea por sólo unos segundos, y vale la pena verla, ya la hice“.

EL HECHO DE HABER FOTOGRAFIADO EL DESNUDO DURANTE TANTOS AÑOS ME HA HECHO SENSIBLE A LOS SENTIMIENTOS AJENOS

Es un gran aficionado a lo sexual y a las fotografías de desnudos femeninos. ¿Qué es lo que desea transmitir al público con ellas? ¿Cómo haces el amor a una fotografía?

La sexualidad es un gran obsequio de la naturaleza humana y como en todo lo humano, hay que dirigirla, educarla, mas no precisamente con temor como lo han hecho hasta ahora clérigos y políticos, viejos socios siniestros en la conducción de masas de personas con nivel de abstracción básico.

Yo creo, y por lo tanto pienso, qué difícil es encontrar una actividad humana desprovista de sexualidad. Es uno de nuestros cimientos. El cuerpo humano es bello, sea el masculino o el femenino, ya sea en la forma clásica -hoy en día cosmética-, o la real con sus imperfecciones. El hecho de haber fotografiado el desnudo durante tantos años, me ha hecho sensible a los sentimientos ajenos.

Muy en especial he fotografiado a mi esposa, amante, pareja, socia y cómplice Carmen. Dicen los conocedores de esta venturosa expresión, que es la fotografía, que lo preferible de hacerlo con lo que se conoce  y se tiene cerca, para realmente conocer qué o quién es, y así ha sido.

Por supuesto que he fotografiado a otras personas en traje de Adán y Eva, con resultados bellos y lo único que puedo decir, es que siempre es una experiencia carnal y espiritualmente completa y eso es lo que se busca transmitir.

Debo agregar que el llamado ‘Nuevo Erotismo’ me fascina, pero más por lo directo que por lo postmoderno. Pienso que es una etapa necesaria en la expresión humana y que la tecnología ha facilitado para, en un futuro establecer otro camino a la sexualidad y su estética. Es como canción de protesta, casi todos tienen por qué y con quién cantarla. En otras palabras, hay que involucrarse en cuerpo, mente y espíritu para lograr un resultado amoroso“.

CON CARMEN Y UTILIZANDO LA FOTOGRAFÍA COMO MEDIO DE EXPRESIÓN, TIRO POR LA BORDA MUCHOS TABÚES

Sabemos que tiene un libro objeto, con fotografías de tu esposa Carmen.

Contiene setenta páginas. Cada una de ellas es una fotografía original, impresa en papel de algodón y tintas de carbón, intercalados con textos impresos en papel transparente y encuadernado.

Cada libro es un original, por lo que el costo es respetable y solo hice diez. Todo fue hecho aquí en mi estudio y lo hice porque era necesario poner orden en el material que acumulé de Carmen en veinte años, más o menos, y con las nuevas tecnologías de impresión, se pudo lograr.

Ojalá encuentre la manera de publicarlo en forma tradicional, para compartir lo que ha sido una de las travesías de vida más elocuentes de lo que significa llevarse bien y tirar por la borda muchos tabúes, utilizando la fotografía como medio de expresión“.

Ahora hablemos de la fotografía en movimiento, el cine. ¿Cuál es su película favorita? Aquella que ha visto tantas veces y aún vas por más.

Sin duda Lawrence de Arabia, de David Lean. Necesitamos un Lawrence aquí en México, pero no creo que exista“.

¿Quién es su actor o actriz favorito?

Robert de Niro y Meryl Streep. A ella le creo todo“.

¿Cómo sería una película dirigida por usted?

Una catástrofe“.

¿Qué opina de la fotografía artística que se hace hoy día en México?

No sólo hoy en día, desde que hay fotografía en México se realiza un tipo de fotografía difícil de producir en otro país. Tanto extranjeros como nacionales quedan extasiados ante lo bueno, lo malo y lo feo y hay algo en el aire que ronronea y lo propicia. Si bien se le da mayor difusión a la fotografía documentalista en ocasiones con compromiso social, quienes con su amado oficio laboran en otras áreas expresivas y también metafóricas son magníficos“.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografías: Gerardo Beretta

Post relacionados