Gabriel Ripstein y el incesante tráfico de armas de “600 millas”

febrero 7, 2015

Fernando Díaz.-

Contar la historia de dos personas cuyas vidas se cruzan por circunstancias de la vida, teniendo como telón de fondo el tráfico de armas y la compleja relación México-Estados Unidos, fue el detonante para que el mexicano Gabriel Ripstein escribiera y dirigiera la cinta “600 millas”, con la que debuta como realizador.

El largometraje representa a México en el Festival Internacional de Cine de Berlín, que inició este jueves 5 de febrero, donde abrió la sección Panorama, y es protagonizado por el joven actor Kristyan Ferrer como “Arnuflo Rubio”, quien durante un peligroso recorrido se ve obligado a traficar armas y a interactuar con “Hank Harris” (Tim Roth), un veterano agente de la ATF.

Esta es una historia afín a mi sensibilidad. Me interesaba contar una historia de personajes opuestos, pero al mismo tiempo tocar la relación de amor-odio entre ambos países, no de forma panfletaria, pero sí de cómo los estadounidenses tienen una gran afición por las armas”, precisó Ripstein en un encuentro con medios de comunicación.

Economista de profesión y proveniente de una familia inmersa en la industria cinematográfica, comentó que el objetivo de la película no es juzgar un tema polémico como el tráfico de armas, sino presentarlo lo más real posible, sin clichés ni arquetipos en sus personajes. El resultado: un filme con toques de documental.

Gabriel Ripstein también destacó el trabajo hecho en mancuerna con la casa productora Lucía Films, creada en 2011 por Moisés Zonana y el cineasta Michel Franco, tras haber colaborado en la realización de la cinta “Después de Lucía”. Este último aclaró:

Aunque hay armas presentes ‘600 millas’ no es una película violenta y muchos menos la glorifica o hace apología de ella. Tampoco es una cinta que apunta a lo blanco o lo negro, a lo bueno o lo malo; al contrario, tiene muchos matices y quien tiene la última palabra respecto al tema es el público”.

Por su parte Kristyan Ferrer, quien comparte pantalla con los actores Noé Hernández y Harrison Thomas, se dijo orgulloso de haber participado en el filme, definiendo a su personaje como un joven cuyas situaciones lo rebasan, y que prácticamente es obligado por su madre a ingresar al tráfico de armas.

Como actor siempre busco ser versátil, y mi trabajo en ‘600 millas’ no es la excepción. Fue una experiencia lúdica haber trabajado con Gabriel Ripstein, porque sin su apoyo y sin sus comentarios no hubiera sido posible interpretar a ‘Arnulfo’”, aseguró el protagonista de “Guten Tag, Ramón”.

Tras su paso por la Berlinale “600 millas” seguirá su recorrido por festivales internacionales de cine, como los de Guadalajara, en México; y Cartagena de Indias, en Colombia.

Relacionados