Folklorik muestra la otra cara de la música mexicana

0 Flares 0 Flares ×

Clásicos musicales rescatados desde diferentes épocas y puntos cardinales de la República Mexicana, fueron reversionados para emocionar al público que asistió al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, en el concierto acústico Folklorik, que resaltó por su propuesta artística bajo la batuta de Felipe Pérez Santiago.

El resultado fue una experiencia para los sentidos que, aderezada por un juego de luces y proyecciones digitales al escenario, refrescó el sonido de temas como El triste, Adoro, pasando por otros más icónicos del Estado de Guerrero, de la Revolución Mexicana así como de géneros más románticos y bailables.

La velada dio formalmente inicio con la participación de Denise Gutiérrez, vocalista del grupo Hello Seahorse, quien vestida en un atuendo negro regaló a sus seguidores una interpretación más limpia vocalmente de La barca de oro, sin recurrir a sus ya conocidos tonos operísticos; aunque si lució después sus dotes artísticas al cantar Mujeres Divinas.

Por su parte, Francisco Familiar del grupo DLD ofreció una sentida versión de El triste, donde dejo ver toda su pasión y romanticismo. Más tarde, en un tono mucho más picaresco se le escuchó entonar El Venadito, levantando los aplausos y gritos del público acomodado en sus butacas.

Luego, Javier Blake de la agrupación División Minúscula hizo su aparición para presentar la otra versión de Adoro y destacándose el trabajo de los ensambles Mal´akh y Anacrúsax.

Dando muestra de su extraordinaria voz y para incluir ritmos de jazz en el show hizo su aparición invitada por Pérez Santiago, Magos Herrera, quien cantó a todo pulmón Estrellita, una curiosa pieza compuesta por Manuel M. Ponce para engalanar la noche pasando a un segundo momento musical.

Además, Herrera desató los ánimos de los presentes con Cielo rojo acompañada detrás de una inmensa cortina que desplegaba figuras configurando un juego también para los ojos.

Instalados en ese tenor, llegó el turno de Jenny Beaujean ataviada de un vestido entallado color rojo con estampado a flores para interpretar los temas La Valentina y Canción mixteca, dos canciones que le sirvieron para dar muestra de su versatilidad y talento, colocándola con esto en la mira quizá de nuevos seguidores de su carrera ahora en ascenso.

Haciendo bromas y demostrando sus tablas producto de veinte años de carrera artística, el vocalista de La Gusana Ciega en su primera intervención advirtió que podría ser de desagrado del compositor original, Agustín Lara, su interpretación de La noche de ronda. Asimismo, cantó el tema popular difundido ampliamente durante la Revolución Mexicana: La cucaracha.

Finalmente, se invitó al escenario a Susana Harp quien sorprendió con La Llorona que esta vez incluyó sonidos que le añadieron un tomo fantasmal y misterioso. Para cerrar el espectáculo Folklorik. Otra versión de la Canción Mexicana todos pasaron al escenario para cantar El cascabel.

Texto y fotografías: Nadia Galaviz