FICM 2016 rendirá homenaje a la actriz michoacana Consuelo Frank

0 Flares 0 Flares ×

Dian Ruiz.-

La actriz mexicana Consuelo Frank, originaria de Arteaga, Michoacán, y que participó en los primeros filmes silentes producidos en el país, así como en producciones de la Época de Oro del cine mexicano, será personaje homenajeado de este año en la edición 14 del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), que se realizará del 21 al 30 de octubre próximo.

Frank debutó en el medio fílmico nacional con un breve papel en “La boda de Rosario” (1929), de Gustavo Sáenz de Sicilia, para luego iniciarse en el cine con sonido en el papel estelar femenino de “Tierra, amor y dolor”, filmada en 1934 por Ramón Peón y Julián S. González para la empresa Atlas Films.

Cabe destacar que entre 1934 y 1943, la intérprete michoacana participó en 19 películas en calidad de protagonista, como “Clemencia” (1934), de Chano Urueta; “Monja, casada, virgen y mártir” (1935), de Juan Bustillo Oro, adaptación del texto homónimo de Vicente Riva Palacio.

También se puso a las órdenes del director Fernando de Fuentes en el filme “La familia Dressel”, en el que tuvo una de sus mejores y más convincentes actuaciones al interpretar a “Magdalena”, una atractiva cantante de la que se enamora el primogénito de una familia de emigrantes alemanes.

Incluso fue llamada por “La Meca del Cine” para trabajar en “Rosa de Francia” (1935), de Gordon Wiles, cinta producida por la Fox Film Corporation en la que actuó al lado de Rosita Díaz Jimeno, Julio Peña, Antonio Moreno (director de “Santa”, 1931) y Don Alvarado, y que tendría su estreno en el Cine Principal de la capital mexicana.

Otras películas mexicanas en las que participó son “El calvario de una esposa” (1936), de Juan Orol, una de las cumbres del melodrama maternal; “¡Ora Ponciano!” (1936), de Gabriel Soria, taquillera comedia folclórica que dio a conocer a la actriz en diversos países de América Latina; y “Nostradamus” (1936), de Juan Bustillo Oro.

Además, su nombre se ubica al lado de otras jóvenes actrices con las que se intentó generar el Star System del cine nacional: Lupita Tovar, Nancy Torres, Carmen Guerrero, Andrea Palma, María Luisa Zea, Adela Sequeyro, Lupita Gallardo, Josefina Escobedo, Stella Inda, entre otras.

La trayectoria fílmica de Consuelo Frank tuvo dos interludios (de 1943 a 1947 y de 1948 a 1951) que la mantuvieron alejada de los sets a los que retornó para interpretar papeles en “Las tres perfectas casadas” (1952), de Roberto Gavaldón; y “El mártir del calvario” (1952), de Miguel Morayta.

Volvió al cine en 1957 para participar en alrededor de 70 películas, haciendo papeles secundarios o de cuadro, en los que destacan los casos de “Macario” (1959), de Roberto Gavaldón; “Así amaron nuestros padres” (1964); de Juan Bustillo Oro y algunos ejemplos del llamado “Nuevo Cine Mexicano” como “Muñeca reina” (1971), de Sergio Olhovich y “Misterio” (1979), de Marcela Fernández Violante.

Antes de fallecer en la Ciudad de México el 31 de marzo de 1991, Consuelo Frank trabajó también en la televisión, en papeles de refuerzo pero que la mantuvieron activa en el medio artístico.

Post relacionados