“Feroces”, una perturbadora obra sobre la relación madre-hijas

0 Flares 0 Flares ×

Jaime Rosales Domínguez.-

Podemos afirmar desde ahora que “Feroces” seguramente contará entre las mejores producciones teatrales de este 2016. Tiene todos los ingredientes para serlo: una historia poderosísima del español Chema Rodríguez Calderón acerca de una madre que en su afán por hacer de sus hijas seres fuertes les amargó la vida.

Y tenemos también un elenco conformado por cuatro actrices, como Zuria Vega, Sonia Franco, Mónica Dione y Maya Zapata, cuya fortaleza histriónica ha superado la prueba que exigía estar a tono con la constante y dolorosa evolución que experimentan sus personajes dentro de la obra.

Y es que estamos ante personajes cuyo trazo sociológico, psicológico y físico está perfectamente delineado: Maya Zapata deslumbra al encarnar a una “Marisa” elegante, dueña de una fina ironía, punzante, capaz de soltarle a uno las verdades más hirientes, pero profundamente vacía por su incapacidad para sentir, además de frívola; “Jose” (Zuria Vega), inteligente, fuerte, pero considerada; “Ruth” (Mónica Dione), la más convencional de las hermanas y excluida por su madre de los juegos a que sometía a las otras tres; Y “Ana”, quizá la representante del espíritu, aquella con la vida interior más desarrollada.

La dirección de Lorena Maza tiene la virtud de mantener todo este complejo universo femenino de relaciones entre madre e hijas dentro de la precisa tensión dramática que requiere el ambiente envenenado en que viven estas cuatro hermanas y así conducirlas hasta el final de este remolino de egos y pasiones, tras quedar reveladas las rigurosas y desafiantes pruebas de vida a que las sometía la madre ahora muerta.

El público empieza a vivir el drama desde que al entrar se topa con una muy bien trazada escenografía consistente en un ático envuelto en una atmósfera brumosa y una penumbra que disputa el espacio a la tenue luz exterior que se cuela por las ventanas dispuestas sobre el techo.

Se trata de un espacio escénico cuya virtud es que presagia el drama y el duelo de revelaciones que estamos a punto de presenciar y que tras el cierre de la obra deja al espectador con el corazón estrujado.

En resumen, es una obra que por el tema y el cuidadoso y pulcro desempeño actoral, logra lo que el verdadero arte se propone a fin de cuentas: perturbar y remover al espectador.

“Feroces” se presenta de viernes a domingo en el Teatro Milán, en la Ciudad de México, y estará en cartelera hasta el 5 de junio.

Feroces 2

Fotografías: Jaime Rosales Domínguez

Post relacionados