Fernando Moguel, el mejor foto-espectador teatral

noviembre 28, 2014

Por: Redacción

Óscar Muñoz Tinoco.-

El pasado 26 de noviembre falleció, a los 62 años de edad, víctima de un largo padecimiento de cáncer, el fotógrafo mexicano Fernando Moguel, quien con su trabajo logró documentar el desarrollo de las artes escénicas del país durante tres décadas.

Además de colega y buen compañero de trabajo, montó más de 20 exposiciones en México y Europa, además de colaborar por varios años en la Muestra Nacional de Teatro.

Moguel creó un archivo histórico de artes escénicas recientes de más de cuatro mil obras de teatro, cada una de ellas clasificadas debidamente por autor, director, productor y fotógrafo.

Originario de Yucatán, Mérida, Fernando Moguel nació el 31 de marzo de 1952. Su amor al teatro y la experiencia que le dio haber presenciado una innumerable cantidad de puestas en escena, lo llevó a escribir de teatro, no como un crítico especializado, sino como un espectador experimentado que busca rescatar la opinión del público.

A continuación, publicamos la entrevista que otorgó en exclusiva a esta casa editorial hace algunos meses cuando trabajaba en la extensión de una muestra fotográfica en la que participaría a lado de José Jorge Carreón.

La iniciativa formó parte de las celebraciones del Centro Cultural del Bosque (CCB), donde ambos mostrarían diferentes enfoques de diversas puestas en escena.

Tenemos en mente que esta expo tenga varios recorridos; en septiembre, por ejemplo, vamos a estar en una importante galería de Polanco. Tengo veintitantas expos en mi currículum, pero esta fue interesante porque salió de la nada”, dijo en su momento.

Fernando Moguel: La imagen cuadro por cuadro

La fotografía no es un complemento; su importancia va más allá de adornar un simple texto o ser utilizada como un mero recurso estético. Una imagen puede contar aquello a lo que no pueden llegar las palabras escritas, y en términos periodísticos vino a revolucionar la manera de documentar la información a través de su distinción.

El valor artístico que representa ha ido evolucionando desde hace siglos y así, con la ayuda de la tecnología, es hoy por hoy una corriente indispensable en la comunicación para llevar al espectador hasta el lugar de los hechos.

Fernando Moguel, fotógrafo teatral y musical, quien en 2008 fue galardonado con la Medalla Xavier Villaurrutia por 30 años dedicados a la promoción del arte dramático, no sólo ha marcado en esta disciplina un pilar fundamental para su extensa trayectoria, sino también un privilegio para sobrellevar la vida con su característico enfoque.

En entrevista con Filmeweb, señaló que ser un comunicador entre el espectador y la puesta en escena le ha permitido abrirse camino entre los sentimientos y la visión crítica del público, para así impulsar su gusto por la cultura.

Lo que espero de mi fotografía es que la gente pueda decir si la obra le va a gustar, si va a reír, llorar, sorprenderse o si le va a dejar algo. Por una parte mi función es capturar la atmosfera de la obra y lograr que en mi foto se pueda deducir el contexto especial de la puesta en escena”.

Moguel, originario de Mérida, Yucatán, comenzó su carrera a los 18 años, cuando decidió cambiar de ambiente y llegó al Distrito Federal por el simple hecho de que en su entidad no existían las suficientes obras para contemplar.

Cuando llegué a la ciudad paralelamente me comenzó a gustar la fotografía, entonces comencé a ir a puestas en escena, y como no permitían meter cámaras tuve que infiltrarla de contrabando. Me di cuenta de lo que podría hacer al unir el teatro con la fotografía en una sola actividad”.

En ese sentido consideró que sus aptitudes podían funcionar como un puente para participar en una puesta, ya que nunca le llamó la atención actuar o dirigir; la fotografía fue su principal herramienta para ver continuamente las funciones en las cuales él ya era parte.

Lo que vi en el teatro desde mi inicio fueron los sentimientos, el tenor, la alegría, las lágrimas, el dolor; eso es lo que a mí me gusta, sentirlo, gozarlo, vivirlo y retratarlo, y esto no me lo ha podido dar otra disciplina del arte, así que el teatro es como mi ideal, pues tiene todo: pintura, música, vestimenta… Es una recopilación de todas las artes”.

Por otra parte, Moguel también reconoce que los conciertos son un arte escénico pero sin tanto dramatismo, como sucede en el teatro, pues a su consideración algunos grupos o artistas no dan el ancho en el escenario.

Aun así la mayoría de los cantantes otorgan muchas emociones, y mi rol es capturar sus sentimientos; es ahí donde yo puedo fotografiarlos, esa es mi labor”.

Respecto a la evolución de la cámara fotográfica, argumentó que los avances tecnológicos han servido en demasía para facilitar el trabajo a través de programas de computadora y así, retocar las imágenes con mayor exactitud.

Con la cámara digital se pueden hacer más maravillas, el trabajo ya no es tan artesanal y cansado como antes. Ésta comenzó a hacerse popular en el 2000 y en el teatro era muy complejo conseguir una toma que nos gustara más sin tener que usar el flash. Ahora, con la precisión y la exactitud de estos artefactos, cambió la fotografía”, finalizó.

Relacionados