Más que fan, Sonia Franco es coleccionista de Patti Smith

0 Flares 0 Flares ×

En ocasiones, ocurren coincidencias casi únicas que provocan un cambio de actitud ante la vida. En el caso de la actriz Sonia Franco una cercanía particular durante su infancia con Patti Smith se convirtió en un suceso ubicado entre lo misterioso y lo mágico que la empuja a seguir sus pasos, su obra musical para encontrar en esa figura pública, casi irreal, un poco de su propia identidad.

La contradicción es una pieza teatral definida por como un falso documental la cual retoma recursos multimedia, del teatro contemporáneo, del spoken poetry, la instalación visual, sonora y objetual dando como resultado a una evocación autobiográfica que tiene por objetivo hacer reflexionar al púbico sobre la formación de vínculos con los progenitores, sus ideas y valores.

Bajo la dirección de Noé Morales, Edgar Maldonado como asistente de dirección y Anna Cristina Portillo, diseñadora multimedia la obra conjuga una gran variedad de elementos que permiten al espectador adentrarse a una parte simbólica de la historia personal de ‘Sonia’.

En entrevista, ha comentado que el proyecto colaborativo creado a partir del intercambio de referencias, textos, fotografías, documentos en diversos soportes que desembocó en la realización de un laboratorio mismo que sirvió para definir la dramaturgia siendo la música el axis mundi y marca la pauta de las profundidades anímicas.

Haciendo una narración en primera persona, en La contradicción la protagonista detalla sus primeros encuentros con la cantante y poetista norteamericana gracias al vínculo de ésta con sus padres, luego de su viaje a Nueva York para conocerla en su casa, todo lo cual se inscribe en el terreno de la memoria.

En el laboratorio establecimos algunos eje temáticos (la huella ideológica de nuestros padres en el presente, las tensiones entre libertad y el deber ser, la obra y figura de Patti Smith, entre otros) y comenzamos a generar materiales escénicos”, comentó Franco sobre una pieza aspirante a convertirse en una experiencia autónoma dentro un universo propio.

Al mismo tiempo, hace una revisión moviéndose entre la realidad y la ficción de las múltiples contradicciones derivadas de la relación crítica y oscilante, con el legado de la generación de padres e hijos del 68, del verano francés, de los movimientos señeros de la contracultura.

La contradicción se presentará hasta el 3 de septiembre en la sala CCB del Centro Cultural del Bosque, con funciones los jueves y viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas con el apoyo de Sahumerio Producciones, Teatro Línea de Sombra y Patolobo.

Por: Nadia Galaviz

Fotografías: Alejandro Juárez Gallardo