Factor Cinema: Daniel Giménez Cacho

mayo 23, 2016

Diana Ruiz.-

Es, sin duda, uno de los rostros más representativos del cine mexicano e iberoamericano. Su versatilidad como actor le ha permitido incursionar en otros medios, como el teatro y la televisión, en los que ha destacado por la fuerza dramática que imprime a sus personajes.

Daniel Giménez Cacho nació el 15 de mayo de 1961 en Madrid, España (hace unos días fue su cumpleaños número 55) pero desde pequeño ha vivido en México. Estudió teatro en la UNAM y tomó cursos de danza, canto y arte dramático en Francia e Italia.

En 1988 debutó en la pantalla grande con la cinta “Camino largo a Tijuana”, y ese mismo año participó en la telenovela “Teresa”, al lado de Salma Hayek. Fueron trabajos a los que siguieron otros largometrajes, como “Cabeza de vaca” (1990), “Bandidos (1990), “Sólo con tu pareja” (1991) y “Objetos perdidos” (1992).

Pero fue con la película “Cronos” (1993), dirigida por Guillermo del Toro, que obtuvo su primer Ariel como Mejor Actor de Reparto; un galardón que obtendría nuevamente unos años después, en la categoría Mejor Actor, con “Profundo carmesí”, filme dirigido por Arturo Ripstein y en el que compartió protagónico con Regina Orozco.

A finales de los años 90 volvió a actuar con Salma Hayek, en esa ocasión en la cinta “El coronel no tiene quien le escriba” (1999), otra vez bajo las órdenes de Ripstein. También fue el encargado de narrar la película “Y tu mamá también” (2001).

Su talento histriónico volvió a ser reconocido en 2003, al ganar otro premio Ariel como Mejor Actor por “En la mente del asesino”. En ese tiempo también actuó al lado de Gael García en “La mala educación”, del español Pedro Almodóvar.

Dentro de su filmografía destacan cintas como “El callejón de los milagros” (1995), considerada una de las mejores películas del cine mexicano; “Celos” (1999), “No somos nadie” (2002), “La virgen de la lujuria” (2002), “Voces inocentes” (2004), “Perder es cuestión de método” (2005) y “Nicotina”, donde compartió créditos con Diego Luna.

Su trayectoria cinematográfica tampoco sería la misma sin películas como “El infierno” (2010), dirigida por Luis Estrada y en la que actuó al lado de Damián Alcázar y Joaquín Cosío; o “Colosio, el asesinato”, del director Carlos Bolado.

Además del melodrama “Teresa”, en la pantalla chica se le ha visto en proyectos como “Demasiado corazón”, que Epigmenio Ibarra produjo para TV Azteca en 1998. Incluso destaca la serie “Locas de amor”, que protagonizó al lado de las actrices Ilse Salas, Cecilia Suárez y Ximena Ayala, interpretando a un psiquiatra.

Sin embargo, fue con la serie “Crónica de castas”, transmitida por Canal Once, que debutó como director. La emisión fue rodada en locaciones de Tepito, lugar donde tiempo después se aventuró a dirigir el proyecto de teatro social “Safari en Tepito”, en el que cuatro actores profesionales fueron a vivir a casa de un pariente adoptivo; un habitante de dicha localidad.

A raíz de esta convivencia se generó un texto que fue la obra a representar en casa de cada tepiteño; después se realizó un recorrido por lugares emblemáticos para el pariente adoptivo y finalizó en un convivio.

Entre sus películas más recientes se encuentran la comedia “El Jeremías”, ópera prima del mexicano Anwar Safa que se estrenará este otoño, y que aborda el tema de los niños genio incomprendidos por su familia y la sociedad.

También tiene pendiente en estreno de “Zama”, filme de época que protagoniza bajo la dirección de la cineasta argentina Lucrecia Martel, coproducida por las compañías El Deseo, de Pedro Almodóvar; y Canana, de los mexicanos Gael García, Pablo Cruz y Diego Luna.

Giménez Cacho interpreta a un criollo letrado de la época de la Colonia que hace una expedición y ha pasa hambre, motivo por el cual se le verá muy delgado y demacrado. El rodaje, basado en la novela homónima del escritor argentino Antonio Di Benedetto fallecido en 1986, tuvo lugar en Buenos Aires.

Actualmente filma “Guerra”, cinta dirigida por la mexicana Natalia Beristáin, y cuya historia gira en torno a la escritora Rosario Castellanos. Las filmaciones se han llevado a cabo en locaciones de Chiapas, donde transcurrió la infancia y adolescencia de la escritora.

Relacionados