Factor Cinema: Ana Bertha Lepe

0 Flares 0 Flares ×

Diana Ruiz.-

Hay ocasiones en que la vida de un actor queda marcada por cuestiones fuera de los escenarios. Como le sucedió a Ana Bertha Lepe, una de las mujeres más bellas de la Época de Oro del cine mexicano, y fallecida en octubre de 2013, en la Ciudad de México.

Nació el 12 de septiembre de 1934 en Tecolotlán, Jalisco. Siempre se distinguió por su belleza, aunque también fue una excelente estudiante y deportista durante su etapa escolar. Tenía grandes sueños de ser actriz, mismos que cumplió ingresando en la Academia de Actores del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica.

En 1952, se presentó uno de los tantos sucesos que le cambió la vida. Decidió participar en Miss México, concurso que ganaría y además le valdría el pasaporte para representar a nuestro país en Miss Universo, donde a la postre se quedaría con la tercera posición. Ese mismo año (el 52), haría su debut como actriz junto a Flor Silvestre y Dagoberto Rodríguez en “La justicia del lobo”.

La mujer que ganaría ese certamen, de manera curiosa, sería la francesa Christiane Martel-Magnani, hoy esposa del empresario y ex gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco. Ambas mantuvieron una buena amistad e incluso, compartieron pantalla en la cinta “Señoritas” (1959), de Fernando Méndez.

Sin embargo, aunque Ana Bertha pudo cumplir cabalmente con su título de reina, no pudo cerrar esa etapa con broche de oro. Supuestamente uno de los organizadores del concurso le había hecho una propuesta indecorosa, y al no aceptar, no fue requerida para entregar la corona a su sucesora al año siguiente.

Tras esta experiencia, se avocó por completo a su carrera de actriz, teniendo una participación destacada en el cine de los años 50 y 60. Se destacaron más sus actuaciones en películas junto a grandes comediantes.

Hizo con Adalberto MartínezResortes” en “Miradas que matan” (1954) y “Jóvenes y rebeldes” (1961), Eulalio González “Piporro” en “La nave de los monstruos” (1960) y Antonio EspinoClavillazo” en “Aladino y la lámpara maravillosa” (1957).

Factor cinema 2

Pero con quien participaría con más frecuencia sería con Germán ValdésTin Tan” en cintas como “El Vizconde de Montecristo” (1954), “Lo que le pasó a Sansón” (1955), “Rebelde sin casa” (1960) y “Tin Tan el Hombre Mono” (1963). También fue la favorita de Santo “El enmascarado de Plata”, con quien filmó “Santo contra el rey del crimen” (1962), “Santo contra el cerebro diabólico” (1963) y “Santo en el hotel de la muerte (1963).

Aunque también hizo dramas como “A dónde van nuestros hijos” (1958), con Dolores del Río y Víctor Junco. También filmó junto con “Cantinflas” “El patrullero 777” (1978), que fue uno de sus últimos trabajos en cine.

Sin embargo, esa carrera brillante se vio empañada por un suceso trágico, que la transportó del espectáculo a la nota roja. Y es que durante una presentación en un conocido centro nocturno en la ciudad, el 29 de mayo de 1960, Ana Bertha presenció la muerte de su novio, el también actor Agustín de Anda, a manos del propio padre de actriz, Guillermo Lepe (que fungía también como representante de la actriz), quién le disparó en dos ocasiones.

No se sabe cuál es la causa de este asesinato, pues se corría el rumor de que a Agustín no le gustaba demasiado que Ana Bertha trabajaba, cosa que al padre de la actriz no le pareció y por eso lo mató. Otra versión decía que los dos hombres discutieron porque Agustín “no podía casarse” con Ana Bertha por causas no especificadas, y esa discusión tomó tonos álgidos que desencadenaron el trágico final.

Cuando se dio a conocer este suceso, la carrera de Ana Bertha decayó bastante, al grado que desapareció de la escena en los años 70, cayendo en una profunda depresión que provocó la pérdida de la escultural figura que fue motivo de admiración tiempo atrás, hasta que algunos productores comenzaron a llamarla para darle papeles en telenovelas.

Su carrera televisiva comenzó con “Pacto de amor” (1977); de ahí vinieron participaciones en “Muchachita” (1986), “Cómo duele callar” (1987), “Dos vidas” (1988), “Mi pequeña soledad” (1990), “Sentimientos ajenos” (1996), “Cuento de Navidad” (1999) y “Navidad sin fin” (2001), siendo esta su última participación en televisión.