Evangelina Elizondo añora sus inicios en cine como Cenicienta

julio 30, 2016

Por: Redacción

Fernando Díaz Juárez | GUANAJUATO, enviado.-

Tiene 87 años y es una de las pocas ‒poquísimas‒ actrices de la Época de Oro del cine mexicano en mantenerse vigente. Trabajó con Germán Valdés “Tin Tan”; María Félix le secundó diálogos en pantalla grande; y hasta pudo estar con Anthony Queen en el mismo set de locación.

Sin embargo, Evangelina Elizondo asegura que su experiencia más grata en el llamado Séptimo Arte fue haber prestado su voz y canto al personaje de la Cenicienta, creado por Walt Disney.

Desde muy joven aprendí a cantar, bailar y tocar el piano. Mi hermano José Carlos me dijo un día: ‘Cantas muy bonito, te llevo a un concurso’, y al llegar nos sorprendimos de la fila tan grande de personas que había para participar.

Cuando terminé de cantar me di cuenta que un americano muy alto y flaco había escrito mi nombre en un papel; le pregunté si había ganado y me dijo en inglés: ‘You are Cinderella’. Así fue como comencé mi carrera prestando voz a uno de los personajes más importantes del cine animado”, compartió Elizondo.

La intérprete, homenajeada por la asociación Mujeres en el Cine y la Televisión, en el marco del 19 Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés), recordó sus actuaciones más memorables en pantalla grande, una de ellas en la cinta “Las locuras de Tin tan” (1952), bajo la dirección de Gilberto Martínez Solares y con la que debutó en el medio fílmico.

Evangelina elizondo 2

También tengo muy gratos recuerdos de ‘Los tres Villalobos’ (1955), una cinta muy atrevida de Fernando Méndez, con quien trabajé en siete películas y para la cual tuve que aprender a montar a caballo.

Había que meterse en el fango y las sanguijuelas se me pegaban en las piernas, entonces los chicos del staff me las quitaban con el humo del cigarro”, contó con su particular sentido del humor.

La actriz, conocida por actuar en otros largometrajes como “La intrusa” (1954), “El castillo de los monstruos” (1958) y “Días de otoño” (1963), también se refirió otros de sus personajes más famosos, aunque en la televisión: el de “Mamané” en el melodrama “Mirada de mujer”.

En ese entonces tenía siete años de no trabajar, y un día la jefa de producción de Epigmenio Ibarra me contactó para actuar en la telenovela. Acepté pero la verdad no sabía que iba a tener tanto éxito, y ese fue mi regreso triunfal a la televisión”.

Sobre su homenaje en el GIFF 2016, durante el cual fue proyectada una semblanza de su vida, para luego subir al escenario del Teatro Principal de Guanajuato capital, y recibir las distinciones Cruz de Plata y la Musa, expresó:

Desde que empecé a actuar siempre había querido un homenaje, y que el festival haya pensado en mí para este reconocimiento es motivo de felicidad, tanto para mí como para mi familia. La felicidad es hacer lo que a uno le gusta y a mí me gustó mi carrera desde que me eligieron como la voz en español de Cenicienta”.

Cabe destacar que Evangelina Elizondo, quien en sus ratos libres se dedica a crear objetos decorativos con materiales reciclados, tiene pendiente el estreno de una película mexicana: “Princesa, una historia verdadera”, que dirigida por Óscar Blancarte muy posiblemente llegue a cartelera comercial el próximo año.

Fotografía de texto: Cortesía GIFF | Jesús Herrera

Relacionados

Festival de Cine para Niños

Festival de Cine para Niños