Espejo retrovisor: Segundas vueltas de películas mexicanas

enero 26, 2019

La producción cinematográfica mexicana ha crecido ostensiblemente en los últimos años. Hace un decenio o en los albores del siglo XX las películas realizadas rondaban de la veintena a cincuenta. Ahora se ha rebasado con facilidad las cien y rozado las doscientas, con un alto porcentaje de estas apoyado y/o financiado por alguno de los fideicomisos del IMCINE, lo cual constataría, junto con los premios obtenidos, el buen momento de nuestra cinematografía. Lo menos bueno ha sido la deficiente y escasa distribución y exhibición de estas cintas, solo unas cuantas son estrenadas con prontitud, las más han de aguardar meses y años para conseguirlo y desaparecen antes de que la gente se entere.

A pesar de que México es el cuarto país en el mundo con mayor cantidad de boletos de entrada al cine, los porcentajes altos son para películas estadounidenses; al cine mexicano le toca una pequeña tajada, y ésta se reparte entre unas cuantas cintas exitosas, usualmente comedias taquilleras, dejando en el fondo al resto, que difícilmente alcanza unos cuantos cientos, eventualmente miles, de espectadores en los pocos días y funciones que le entregan las cadenas comerciales, sobre todo el duopolio controlador de la exhibición.

Por suerte, en la Cineteca Nacional se ha otorgado mayor espacio para el cine realizado con pocos recursos, de autor, con propuestas interesantes, las cuales a veces duran cuatro-cinco semanas en su cartelera. Aparte han surgido salas pequeñas, alternativas, no comerciales, culturales, en la ciudad de México, así como por los estados del país, donde en lo posible se han abierto espacios para ampliar las posibilidades de ver cine. Con todo, después de pasear por festivales y su corto recorrido, existe público que se queda con ganas de ver algunas de estas películas o que cuando intenta ir a verlas se encuentra que las han relegado a una función si hay suerte o simplemente las han retirado con presteza de la cartelera.

Por ello La Casa del Cine ha organizado el programa denominado Segundas Vueltas que para este 2019 llega a su tercera edición, con la idea de recuperar 25 de estas películas mexicanas que fugazmente se exhibieron, que a veces estuvieron un par de semanas en dos o tres salas, y que apenas fueron vistas en plazas de provincia.

En Segundas vueltas Toma 3 se reestrenarán a lo largo del año, entre enero y diciembre, estos filmes producidos entre 2013 y 2017, dos semanas para cada uno; con la finalidad que los espectadores de la ciudad de México y de varias ciudades puedan verlas en pantalla grande, se recupere también la posibilidad de asistir al cine, sobre todo para gente de ingresos menores o quienes se les dificulta por el precio o porque no acostumbra ir a los conjuntos de salas habituales.

Un suplemento de estas Segundas Vueltas es que las cintas serán exhibidas de forma gratuita, que habrá funciones gratuitas en espacios públicos y en otras estarán presentes directores y/o productores. Esto es posible gracias a un programa de estímulos a la distribución y exhibición de los creados en el IMCINE.

La idea es, asimismo, alentar al público a ver cine mexicano, darles nueva vida a estas películas; que el trabajo de quienes las han creado sea apreciado por más gente, les despierte el ánimo por conocer estás obras que además han sido producidas con dineros de nuestros impuestos y han costado esfuerzos de un grupo de personas que han colaborado en ellas y desean no se quede en el aire o en el olvido.

Los organizadores han buscado destacar los documentales que desde hace tiempo son puntales de este aliento del cine mexicano, tratar de que haya igualdad de directores y directoras; que las películas hayan sido estrenadas en salas comerciales.

Algunas de las películas que se proyectarán son Los bañistas, Batallas íntimas, Eisenstein en Guanajuato, La Tempestad, El patio de mi casa, El hombre que vio demasiado, Somos lengua, Made in Bangkok, Los herederos.

Para esta tercera Segundas Vueltas se ha extendido la red de cines y se llegará a Baja California (Mexicali), Guanajuato, Morelos (Cuernavaca), Puebla, Querétaro, Quintana Roo (Playa del Carmen), Puebla (Cholula), Oaxaca (dos sedes), Sonora (Hermosillo), Yucatán, además de las sedes en la ciudad de México, encabezadas por La Casa del Cine.

Por: Leopoldo Villarelo Cervantes

Estudió en el Centro de Capacitación Cinematográfica la carrera de guión y realización cinematográfica. Ha colaborado en distintos medios impresos y electrónicos como el suplemento cultural Arena, del periódico Excélsior. También ha participado en Radio UNAM con textos y recomendaciones para cine y televisión. Imparte el curso de apreciación cinematográfica en el Museo Universitario del Chopo, y uno con el mismo nombre en la FES Acatlán.

Relacionados