Ray Zubiri

Espejo Retrovisor: Los 4 Fantásticos en bajo presupuesto

Leopoldo Villarello Cervantes.-

Hubo un antes en las adaptaciones a la pantalla grande de los héroes creados por Stan Lee y aparecidos en Marvel y otras revistas. Antes que las gigantescas compañías hollywoodenses les sacaran jugo, las elevaran al nivel de franquicias para que no falte ninguna en el programa de exhibición de verano o en diciembre, y las rotularan con una o más estrellas en el elenco o se las ofrecieran a los directores de moda.

La mayoría cruzó en el proceso por adaptaciones para la televisión en dibujos animados, con impactos menores, sin tanta alharaca.

Así, en 1994, la compañía alemana Constantin, a punto de fenecer los derechos que retenía sobre “Los 4 Fantásticos”, decidió lanzarse a producir un largometraje, ya desde el proyecto sin mayores expectativas.

Con pinta de bajo presupuesto, no en balde entre los productores ejecutivos se encuentra Roger Corman; sin actores conocidos en el reparto ni un director consagrado, o que se destacarían años más tarde, el filme narra los antecedentes de este cuarteto de paladines, el accidente que los confirió sus respectivos poderes, el enfrentamiento con su contrincante, Doctor Doom (con rasgos de Darth Vader).

Los efectos especiales son sencillos para la época de la filmación; se asemejan en estilo a algunas cintas italianas del género de ciencia ficción de las décadas del 70 y 80. Se nota la escasez de recursos, clarea el trucaje en escenas o la habilitación de la edición para disimularlos.

Los más llamativos pueden ser la carrera de la Antorcha para alcanzar el rayo lanzado a destruir la Tierra, o unas desapariciones de la Mujer Invisible.

Cine de serie B a años luz de las futuras superproducciones realizadas en este siglo XXI, con cuotas de inocencia y apego al argumento original del cómic, sin exhalaciones elegíacas, por donde la fase sentimental descendiente de melodramas es el enamoramiento de una bonita ciega de “Ben”, a la que tampoco amilana sentir su piel rugosa; así como la escena anticipatoria en que a “Susan” niña se le revela el amor de su vida por Reed, instantes antes de que su madre los designe como “Los cuatro fantásticos”, al despedirse.

Un incidente digno es la colonia de outsiders, de gente rara, “defectuosa”, cual corte de milagros, en que acogen con alegría a Ben cuando éste se deprime por su figura y cuerpo.

La confección de los uniformes por “Susan”, ratifica la categoría estrecha de la película, asentada en el decoroso laboratorio y cuarteles de “Reed”; o en el instante en que cada uno descubre la transformación experimentada tras el accidente, con la pequeña tragedia de “Ben” al reparar en lo que se transformado..

La pelea culminante y el intento de “Reed” de salvar de la caída a su ex compañero universitario “Victor”/Dr. Doom, deja abiertas las puertas a la supervivencia de este a través de su guante metálico; lo que rubricaría una inminente continuación de las aventuras del cuarteto, que habría merecido un poco de suerte de haber sido estrenada en cines.

Oley Sassone fue el director de esta versión 1994 de “The Fantastic Four”, caracterizados por Alex Hyde-White (Dr. Reed Richards/ El hombre elástico), Jay Underwood (JohnnyStorm/Antorcha), Rebecca Staab (Susan Storm/La Mujer invisible), Michael Bailey-Smith (Ben La Mole).

Ninguno de ellos transitaría a las primeras planas, si bien proseguirían laborando en la industria, sobre todo en televisión. Más fugaz es la aparición de la atractiva Kat Green (“Alicia Masters”, la ciega). Joseph Culp (Dr. Doom) tampoco cruzaría al estrellato, y recién hizo su debut como director con una cinta titulada “Men’s group” (2014).

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=AbK6CUB4MJs”]

Post relacionados