Espejo Retrovisor: Llega la Muestra, la luz incidente de Ariel Rotter

0 Flares 0 Flares ×

Leopoldo Villarello Cervantes.-

Una de las películas latinoamericanas en la 62 Muestra Internacional de Cine en la primavera 2017 es la argentina “La luz incidente”, escrita y dirigida por Ariel Rotter. Impecable estampa intimista, fotografiada en blanco y negro para aportar más intensidad a las secuelas en ‘Luisa’ (Érica Rivas) de un accidente mortal que procura superar.

Entre la apertura confesional con ‘Luisa’ y su madre por donde se cuela las ausencias (del marido y el hermano) que les han alineado en esa circunstancia, y el cualificado y lento movimiento de cámara para concluir, en retroceso, para, la postura de ella con los diálogos y sonidos escuchándose incluso al fundirse la imagen a negro, el realizador arraiga temores, soledad, desconfianza e indecisiones que ha tenido.

Los objetos (teléfono, plancha, estufa), vestuarios, y adelantado el metraje un auto, señalan la época, asomando la década del 1960, sin necesidad de expresarlo, proveyendo eficacia y tacto al blanco y negro, al tono narrativo modoso, a los planos fijos y a cierta distancia con que se observan actividades.

“La luz incidente” obedece a la desconfianza de ‘Luisa’ con su pretendiente, ‘Ernesto’ (Marcelo Sabiotto) a tardar en aceptar el compromiso definitorio -los demás le cuesta menos darlos-, aún cuando su mamá y su suegra han indagado; a los invocaciones subyacentes que le hacen viajar a la Quinta y sumirse en el colchón.

El personaje de ‘Ernesto’ se introduce con aura dicharachera, de intruso u hostigamiento, a destiempo (para darle pábulos a ‘Luisa’ -y algún espectador- de pensar que algo turbio esconde, y siempre ondea en esa penúltima secuencia de fotografías la pulsión de que pueda ser lo opuesto al cantarín, radiante de obtener por el mismo boleto mujer y par de hijas (despistadas y lentas en su infancia.)

“La luz incidente” es el cortejo de ‘Ernesto’ y las reticencias de ‘Luisa’; los arranques de ésta con doblez de insania temporal, por resguardar la ropa del esposo, plancharla, por cuidar su intimidad, y a contrapié entregarse (en una escena sentida desde fuera de la recámara), o deslindarse en la fiesta, como si fuera la de otras personas (antagónica y refractaria al papel de Erica Rivas en “Relatos Salvajes” y al núcleo).

La luz incidente2

La música de jazz compuesta expresamente para el filme, aclimata la secuencia, la época, los vestigios; emana para apagar traumas, instar a un estado purificador, a soltar la cola del cometa.

“La luz incidente”, se proyecta en la Muestra Internacional de Cine de primavera de la Cineteca Nacional, iniciada el 7 de abril.

LEOPOLDO VILLARELLO CERVANTES. Estudió en el Centro de Capacitación Cinematográfica la carrera de guión y realización cinematográfica. Ha colaborado en distintos medios impresos y electrónicos como el suplemento cultural Arena, del periódico Excélsior. También ha participado en Radio UNAM con textos y recomendaciones para cine y televisión. Imparte el curso de apreciación cinematográfica en el Museo Universitario del Chopo, y uno con el mismo nombre en la FES Acatlán.