Espejo Retrovisor: Las cintas imperdibles del 37 Foro de Cineteca Nacional

0 Flares 0 Flares ×

El Foro Internacional se acerca a las cuatro décadas, desde que se iniciara en la original Cineteca Nacional en el despuntar de los años 80. Se trata de un complemento a la Muestra a la vez que una posibilidad de salida de películas que de alguna manera no entran en ésta, a veces por ser de directores menos prestigiosos, o de países de los cuales se conoce y se exhibe poco en México; por el tipo de lenguaje, por ser de corte más experimental o por búsquedas temáticas y artísticas para cinéfilos especializados o desviados de los usuales circuitos comerciales.

Por ejemplo, para esta edición 37 del Foro, que comenzó hace unos días, se ha programado la cinta filipina Canción de cuna para el misterio trágico, del director Lav Díaz, con más de ocho horas de duración y que sólo será exhibida en la Cineteca y en condiciones particulares para facilitar su visión: los sábados, con dos pausas a las tres horas aproximadamente.

En el lado opuesto, cuatro de los filmes del Foro oscilan en entre los 70 minutos y cuatro más en los 80. Tres tienen producción mexicana: los documentales Casa Roshell dirigido por la chilena Camila José Donoso,  La libertad del diablo, de Everardo González, y en ficción Nocturno, segundo largometraje de Luis Ayhllón.

Llama la atención que los programadores apuestan de vuelta para estos eventos por una cinta de animación,  la coproducción franco-belga-canadiense Abril y el mundo extraordinario, ópera prima de los realizadores Christian Desmares  y Franck Eskinci.

De Canadá proviene Qué pesado este fastidio (How heavy this hammer, 2015, dirigida por Kazik Radwanski), análisis de un personaje masculino (Erwin Van Kotten) embebido en videojuegos de computadora, repelente a la vida familiar desarmada con su esposa y dos hijos, hundido en sus pasatiempos y deportes como desahogo y reposo del guerrero vikingo, crédulo de lo que fue en otra vida.

Rodada con cámara en mano, cardinalmente con planos cercanos para enfatizar inestabilidades y carencias emocionales de Erwin, quien apenas dedica tiempo a su empleo relacionado con los seguros, y mira el declive de su matrimonio sin pesares, adscrito a un bar con morada al pelo de sus hábitos y desahogos.

La violencia implícita de Erwin se desfoga en el rugby, con excusa convalidada de desagraviar al compañero golpeado por el contrincante. El punto de vista del director Radwanski lo observa sin conflicto al tener que abandonar el hogar, donde la mujer se cansa de tener dos niños y un adulto sin baza por madurar, que se duerme en cualquier sillón y goza imberbe al ganarles a sus hijos en un videojuego.

Una cita a ciegas acoge eso de para cada roto hay un descosido, con Erwin y la mujer descocados, riendo de fruslerías, encontrando eco a sus chistes y alocuciones, hasta que él da por hecho el favor sexual y colma a la mujer.

Qué pesado este fastidio es Erwin en faz de romperse a jirones, inhabilitado para reformarse, deshaciendo la de por sí disfuncional familia y sus tardes de cine. Radwanski lo despoja hasta de un rincón sin salida, personaje despistado, crédulo de volver cualquier noche a se ex casa, hasta que la esposa se impone, lo baja de su nube, lo corre sin reparos.

Su personaje masculino es sinónimo de malestares posmodernos, de ensimismamientos al borde de la desesperación, de insociabilidad sin pesadumbre hasta desperezarse del sueño y el agotamiento.

El 37 Foro Internacional de la Cineteca Nacional terminará hasta el próximo 31 de julio; posteriormente pasará a varias sedes de la UNAM y del circuito comercial en el área metropolitana de la Ciudad de México, más el acostumbrado recorrido por diversas ciudades de la República Mexicana.

Por: Leopoldo Villarello Cervantes

Estudió en el Centro de Capacitación Cinematográfica la carrera de guión y realización cinematográfica. Ha colaborado en distintos medios impresos y electrónicos como el suplemento cultural Arena, del periódico Excélsior. También ha participado en Radio UNAM con textos y recomendaciones para cine y televisión. Imparte el curso de apreciación cinematográfica en el Museo Universitario del Chopo, y uno con el mismo nombre en la FES Acatlán.