Espejo Retrovisor: La infancia zambullida en la guerra con “Zaytoun”

junio 12, 2015

Por: Redacción

Leopoldo Villarello Cervantes.-

Los temas de “Zaytoun” (2012), dirigida por Eran Riklis (“La esposa siria”, “Los limoneros”, “El viaje del director de recursos humanos”), son la situación en la zona de Palestina e Israel en 1982, el desasosiego en que sobreviven los palestinos refugiados en Líbano, las limitaciones para moverse, los deseos de viajar a  las tierras de sus antepasados.

Y en el mismo entorno cómo, desde pequeños, los niños crecen imbuidos con hostilidad hacia sus vecinos, quienes les han arrebatado parte de sus tierras, los que les tienen confinados, les prohíben hasta juegos comunes.

Para estos infantes, el agarra armas  de fuego es de lo más natural. Parte de sus esparcimientos es prepararse para combatir al enemigo que a cada rato les tira bombas y les vigila con sus soldados.

El director traza lo que sucede al derrumbarse un avión y caer el piloto dentro de las fronteras de estos refugiados palestinos. Al aprisionarlo y poner a los niños a vigilarlo. Al suscitarse un accidente con la pistola al intentar escapar el israelí.

La reflexión siguiente es la comunicación que se irá dando entre el niño “Fahed” (Abdallah El Akal) y el piloto “Yoni” (Stephen Dorff). En un sentido pasa a road movie, a las estratagemas para eludir guardias y militares y retornar a donde tiene su base el soldado israelí, cuestión poco simple en épocas de guerra, en que todos son sospechosos y de uno y otro bando están al acecho.

La propuesta de Eran Rilkis tiene que ver con la posibilidad de acercamiento entre las personas de ambas nacionalidades, el olvidar rencillas y odios añejos, el no creer en automático que todos son malos o solamente mirar la ciudadanía, la raza.

Lo que de manera fortuita es un desencuentro, se valida en naciente camaradería. El director nacido en Israel conduce con apego las afinidades probables entre adulto e infante; el entendimiento más allá de sus antecedentes, el aceptar el viaje con los riesgos para ambos.

Lo que sucede en el campo de refugiados lleva a comprender los porqués de algunos de esos pequeños que crecen para convertirse en terroristas; la facilidad con que los pueden asesinar al cruzar una calle, y a los soldados contrarios poco les importa que sean inocentes, que no hagan daño.

El sufrimiento y secuelas en muchos de estos niños a quienes les han matado al padre o a la familia entera.

Tanto “Yoni” como  “Fahed” tienen sus objetivos, pero este antepone el suyo de volver donde ya lo habían dado por muerto; y tendrá que venir una iniciativa de “Fahed”, una fuga, para que el adulto reconsidere los compromisos mutuos y opte por correr con él.

“Zaytoun” habla de la nostalgia de muchos habitantes de Palestina, constreñidos a salir de sus tierras natales, por regresar a la casa de sus mayores, de sus abuelos, en las que dieron sus primeros pasos, así estén deshabitadas, muy lejanas, y ellos le den su sentido; cumplir alguna promesa al padre y la madre ausentes.

El director exterioriza la emotividad de esos instantes, la soledad y la fortaleza que trasplantan al niño, en su soledad, en el silencio. Las lecciones para uno y otro, que deberían hacer suyas sus conciudadanos, la gente de sus respectivas naciones.

Como es usual en películas donde el protagonista es un niño, “Fahed” se gana el reconocimiento, y al igual que su personaje, Stephen Dorff mejora a su lado.

https://www.youtube.com/watch?v=vK2eqnn9cfQ

Relacionados

Festival de Cine para Niños

Festival de Cine para Niños