Espejo retrovisor: El fútbol en Talento Emergente

octubre 3, 2018

Por: Redacción

Entre las cintas latinoamericanas del cuarto ciclo Talento Emergente, organizado por la Cineteca Nacional, con primeras o segundas películas de realizadores que están despegando por diversas latitudes, se presentó una curiosa coproducción Paraguay-Argentina, Hoy partido a las 3 (2017), debut de Clarisa Navas en la ficción para la pantalla grande.

Filme sencillo, con pinta documental, centrado en un equipo femenino de futbol llanero en los preliminares para un torneo a disputarse en una sola jornada y en la tarde anterior, para conocerlas con el partido principal de plato fuerte.

Protagonizado por las mismas mujeres que componen el equipo, excepto una, la mayoría en la veintena y suplementario el entrenador hombre, es un recurso para infiltrarse en cuestiones frecuentes dentro de un entrenamiento y un juego, y sólo de paso asuntos domésticos, lo que debe hacer la mujer de más edad para salir de su casa y que el esposo no reclame; la policía que se evade del trabajo.

Por varios estratos se siente lo novel de la directora, la inferencia que las más del grupo son lesbianas, machorras, o en vías definitorias de su sexualidad. Con similitudes normales a si el equipo fuera masculino, se deja ver una líder o estelar, a todas les place el futbol pero unas están poco dotadas, o su físico dista de ser el más apto para la posición escogida o su lugar preferible es de suplente.

Es visible que la realizadora anda familiarizada con ese micro universo, conoce a estas jóvenes, se ha fogueado por esos campos polvosos (ella misma toma un papel en el filme); sabe que entre amateurs y quienes le echan ganas, más de una tiene futuro en el deporte o se halla a escalones del profesionalismo.

Suelta sinceridades en boca de las muchachas, a la vista de una guapa contrincante, o las razones para trocar de equipo; las pone a juguetear y ligar, sin ambages, castamente.

Incorpora el mini torneo en un evento político a nivel local, para notar el lucro tanteado, así sea a escala mínima, con un vocinglero presentador y su cohorte, el regalo de las camisetas, la inapetencia de la gente que habita por esa zona, la vaciedad de la palabrería del candidato en turno.

Con un montaje básico reduce el encuentro previo; pacta las circunstancias para que Las indomables, nombre del equipo, acometan el partido definitorio, al cual la directora le superpone lluvia y lodo para soplarle garra y emotividad, se mete a ras del terreno con entusiasta factura de campeonato y retazos de desafío único, caídas, golpes, corretear el balón, fallas técnicas, goles en los minutos decisivos, disputando como si en ello les fuera la vida por no quedarse en la indefinición.

La conclusión es consistente a su batalla, a los esfuerzos. La jornada especial abre expectativas, deportivas, de romance. Las moralejas son fundadas, en quienes se van y las que permanecen, en el peso cedido al trofeo, en la noche que cierra el ciclo, en el partido que les aguarda a la próxima.

Un sencillo, decoroso, ejercicio, de feminismo y deporte, con ratos alegres, ambiente barrial coligado, diálogos al natural, y el significado del futbol, dentro y fuera de la cancha (se emocionan y sufren por el partido que escuchan, llevan la camiseta del equipo al que le van), para todas quienes participaron y para la directora Clarisa Navas.

Por: Leopoldo Villarelo Cervantes

Estudió en el Centro de Capacitación Cinematográfica la carrera de guión y realización cinematográfica. Ha colaborado en distintos medios impresos y electrónicos como el suplemento cultural Arena, del periódico Excélsior. También ha participado en Radio UNAM con textos y recomendaciones para cine y televisión. Imparte el curso de apreciación cinematográfica en el Museo Universitario del Chopo, y uno con el mismo nombre en la FES Acatlán.

Relacionados

Festival de Cine para Niños

Anunciate en Filmweb

Anunciate en Filmweb