En riesgo los festivales de cine en México por falta de apoyos gubernamentales

abril 8, 2019

Escrito por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Gran sorpresa causó entre el colectivo de festivales cinematográficos el anuncio de los organismos gubernamentales de la posible cancelación de apoyos institucionales para la realización de los mismos, realizados en su mayoría por asociaciones civiles, haciendo a un lado el derecho de acceso a los bienes y servicios culturales, que se inscribe en el artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esto pone en gran riesgo lo mismo  la exhibición cinematográfica de nuevos proyectos nacionales como internacionales, además de la llegada de recursos económicos a través del turismo que generan estos eventos en los estados donde se realizan, que son visitados por cineastas, actores, periodistas, críticos y público en general nacional e internacional.

Uno de estos festivales, ubicado dentro de los más importantes del país, además de ser una ventana de formación de futuros cineastas nacionales, es el Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF), el cual a pocas semanas de su edición número 22, a celebrarse del 19 al 28 de julio próximos, tanto en San Miguel de Allende, como en Guanajuato Capital, no tiene aún la certeza de llevarse a cabo.

Esto debido a que, de acuerdo a las nuevas normas de la llamada “Cuarta transformación”, sólo pueden aplicar a los fondos federales para Festivales Culturales las instituciones estatales de cultura de los estados, las instituciones municipales de cultura, además de 2 mil 457 municipios, 16 alcaldías de la Ciudad de México y 699 instituciones de educación pública superior estatales.

Este es un año de transición entre sexenios y hoy día está en boca de todos los involucrados el tema de los apoyos que no llegarán a los festivales de cine, ya que estamos muy preocupados por la falta de claridad en las reglas de operación para obtener estas ayudas, las cuales son confusas y no están definidas”, dijo Sarah Hoch, directora y fundadora del GIFF en entrevista exclusiva con Filmeweb.

Una de las nuevas normas que se pone en el reglamento para solicitar apoyos gubernamentales para este tipo de eventos culturales, agregó Hoch, es la entrega casi con un año de antelación, del programa de actividades a realizar durante el festival, lo cual es prácticamente imposible debido a que muchos de los proyectos a exhibirse justo se encuentran en proceso de producción o posproducción semanas o días antes de su llegada a los festivales.

Ni en el Festival de Cannes sucede esto, pues estamos hablando de proyectos que se darán a conocer en esos momentos y apenas están en creación. Por increíble que parezca, tal parece que hay una confusión en ese sentido entre la gente que trabaja en el otorgamiento de los recursos para los festivales de cine, pues aplicar esta dinámica no coincide con la que se lleva a cabo para hacer otro tipo de eventos, como el Festival Internacional Cervantino, que firma convenios con demasiada antelación. Aquí estamos hablando de hacer cine.

Creo que debe de haber una visión más amplia entre la gente que coordina esto, pues los festivales de cine somos los exhibidores del cine mexicano y debe de haber esa visión entre estos equipos de trabajo y considerarlo.

De hecho, desde el inicio de su historia GIFF tiene relación con el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), pero aunque no se crea, tampoco sus directivos saben qué sucederá al respecto, aunque nos han dejado en claro que quieren apoyarnos”, precisó.

La entrevistada comentó que ella, al igual que el resto de los directores de festivales cinematográficos nacionales, se encuentran preocupados por el futuro de sus respectivos proyectos, además de sumarse a la voz general que deja en claro que el impedir que las Asociaciones Civiles puedan aplicar para fondos Federales para la Cultura, atenta contra la libre expresión artística del país.

La orden que hay es que los organismos civiles prácticamente se vayan al diablo y no se les apoye para la realización de eventos de este tipo, aunque se trate de festivales que no obtengan recursos económicos de ganancia, como sucede con el Festival Internacional de Cine Guanajuato, el cual no genera ingresos, pero si cultura”.

Cabe mencionar que el Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF) es el único festival gratuito en todas sus etapas, además de ser el único de formación en el país, teniendo un promedio de ciento 10 mil asistentes en promedio durante su realización.

Todo el año trabajamos, a través de la Fundación Expresión en Corto, ofreciendo de manera gratuita talleres y diplomados de formación cinematográfica, además de asesoramiento para la realización de proyectos; muestras itinerantes, proyectos de formación para la crítica y apreciación   cinematográfica, además de la realización del festival en el mes de julio”, aseguró.

De igual manera Sarah Hoch dejó en claro que cuenta con el apoyo total de las autoridades gubernamentales del estado de Guanajuato, pero mencionó que no hay presupuesto para llevar a cabo el GIFF.

Tenemos recursos en especie, pero es obvio que con eso no podemos cubrir el pago de gastos como traslados, hospedajes y los salarios de los cientos de personas que trabajan con nosotros.

“Detener la economía cultural y la cultura social y deportiva es un golpe muy duro para todo un país y en México esto no es la excepción. Estamos preocupados por el futuro de nuestro festival y del resto de los que se llevan a cabo en el país.

En nuestro caso, debido a que viene la Semana Santa, tenemos como fecha límite hasta el 15 de abril para saber el futuro del GIFF por lo menos este año”, concluyó.

De concretar su realización, la edición 22 del Festival Internacional de Cine Guanajuato tendrá justo como tema de revisión la Fragilidad insurrecta (o el derecho de acceso a los bienes y servicios culturales).

Relacionados