Ellas tienen la misma historia que contar

0 Flares 0 Flares ×

Alejandro Laborie Elías.-

(Cuernavaca, Morelos). El monólogo, un ensayo escénico para unos, el reto más grande para un histrión. Mi postura, la segunda. Cuando un actor o una actriz quedan solos ante el público se exponen a cualquier situación o comentario; hay que salir avante o sucumbir, no hay más.

Óscar Flores adapta y dirige tres monólogos, una temática, tres actrices, igual número de historias, una versión mexicana de textos de Franca Rame y Darío Fo.

La condición débil, cuando ella así lo padece, de la mujer en torno a la cual giran las anécdotas, bajo el título “Todas tenemos la misma historia que contar” Si bien son tragedias, más allá del género teatral, más bien como hechos, lamentables pero verídicos, Óscar la sumerge, su adaptación, con un sentido del humor que funciona como catarsis ante la pena.

Dicen que la mejor forma de asimilar algo negativo es anteponiendo la risa, el humor negro y álgido, aprender a llorar a carcajadas. Así lo propone nuestro director, el resultado una función que se disfruta, al final la reflexión obligada.

Tres actrices, diferentes generaciones, formaciones y estilos. Un trío que hace de la condición femenina un motivo para llorar y a la vez ser sujeto —no objeto— de admiración, seres que merecen respeto nunca compasión.

Óscar capta a la perfección las ideas, la esencia, el fondo, el toque cómico se ve natural, cuando incursiona en la farsa, el estilo de exageración hace “tolerable” el sufrimiento. Literalmente deja desnudas a sus actrices, no hay escenografías, iluminación sencilla, elemental y… ocurre el hecho mágico del teatro: vivir la ficción.

Tere Güemes, Mara Villagómez y Liliana Huacuya, además de atractivas y sensuales, impresionantes en el escenario, mueven y conmueven, dan todo, no caracterizan y como dicen, la mejor actriz es la que no actúa es la que encarna, la que se posesiona del personaje, la que desgarra la emotividad de la audiencia, así lo logran ellas, dignas del mejor teatro de comedia cuando se hace en serio.

Hay un número musical, digamos el hilo conductor entre los tres monólogos, donde Tere, Mara y Liliana se roban al público, lucen, le dan vida a las tragedias, cantan, bailan, hacen del quehacer escénico un disfrute, un placer, no cabe duda que el toque femenino en su sentido prístino es fundamental.

“Todas tenemos la misma historia que contar” se representará en la sede de La Morada (Calzada de los Reyes No. 42, Col Tetela del Monte, Cuernavaca, Morelos). El preestreno un éxito, la temporada formal a partir de julio, los últimos sábados de cada mes, a las 20:00 horas.

La ciudad de la eterna primavera no sólo es reventón y alberca, es una buena oportunidad para disfrutar el teatro, como es el caso de las producciones de la Compañía Escénica SextoSol.

Post relacionados