El paso significativo de José Revueltas por el cine mexicano

mayo 24, 2016

Sebastián Bracho.-

Considerado por el cineasta duranguense Juan Antonio de la Riva como “un libro imprescindible para la compresión del cine mexicano”, la publicación “José Revueltas. Obra cinematográfica (1943-1976)”, difunde los aportes de este hombre de letras en el terreno del guionismo.

Es un libro que está planteado como una recopilación de textos inéditos, planteados ex profeso. Tenemos autores que entraron por el lado filmográfico y biográfico: desde el dramaturgo hasta el guionista. Nos va a acercar bastante a la figura de Revueltas en su paso por el cine”, aseguró Carlos Narro, coordinador del volumen junto a Francisco Peredo.

Además de ensayos y artículos en los que se exponen temas como la dialéctica ciudad-campo en la obra fílmica de José Revueltas, sus miradas sobre la mujer y su relación laboral con el director Roberto Gavaldón, también se muestran fotografías y documentos que se consideran un valor agregado a la investigación.

El libro fue coeditado por la Dirección General de Actividades Cinematográficas y la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM, como parte de la  colección Miradas en la Oscuridad.

Entre las personas que apoyaron el proyecto editorial destaca Alejandro Pelayo, director de la Cineteca Nacional, para quien hay dos obras magistrales del cine mexicano en las que Revueltas mostró gran rigor como guionistas: las cintas “Río Escondido” (1948) y “Rosauro Castro” (1950).

Si bien el autor cultivó géneros literarios como cuento, ensayo, teatro y poesía, además de haber ejercido el periodismo, sus aportes como guionista cinematográfico han sido poco difundidos.

La etapa cinematográfica del artista duranguense fue amplia, pues se le atribuyen cerca de 25 adaptaciones en las que trabajó de la mano de cineastas como Roberto Gavaldón, Luis Buñuel y Felipe Cazals.

El filme “La otra” (1946) representa el inicio de la mancuerna creativa Gavaldón-Revueltas, que llevaría a la pantalla muchas grandes obras cinematográficas como “La diosa arrodillada” (1947); “Rosauro Castro” (1950); “En la palma de tu mano” (1950); y “El rebozo de Soledad” (1952).

En su carrera también destacan películas como la citada “Río escondido” (1948) de Emilio “El Indio” Fernández; “La ilusión viaja en tranvía” (México, 1953), dirigida por Luis Buñuel; y “El apando”, que adaptó al cine en 1975 bajo la dirección de Felipe Cazals.

Relacionados