El “Navajazo” apocalíptico de Ricardo Silva

Diana Ruiz.-

Sociólogo de formación, el mexicano Ricardo Silva retrató en su ópera prima lo que observó durante casi toda su vida al crecer en una colonia problemática: violencia, marginalidad, migración y la complejidad existente en las relaciones humanas.

Así el largometraje “Navajazo”, que se estrena en México este 4 de diciembre, ha sido definido por el realizador como una especie de apocalipsis; una mezcla de ficción y documental que, filmado en Tijuana, muestra una serie de personajes que luchan por sobrevivir en una ciudad caótica.

De acuerdo con Silva, el filme se titula de esa forma porque todos los personajes involucrados han sido heridos —moral, psicológica o sentimentalmente— a través de los problemas en terminados momentos de sus vidas.

El navajazo es la herida que nunca cierra y tiene muy pocas posibilidades de sanar, a menos que dejáramos de arrancarnos la costra constantemente. Estos personajes tienen muchas heridas y lo que hace la película es evidenciarlas”, expuso en conferencia de prensa.

Incluso aseguró que se trata de una cinta “algo accidentada”, pues surgió de una serie de trabajos que hizo en materia de sociología, que al final dieron como resultado un trabajo audiovisual con personajes no lineales, pero en un contexto en común para todos ellos: la sobrevivencia en un entorno complicado.

“Navajazo” es protagonizado por migrantes, trabajadoras sexuales, un director de cine porno, un actor de videohomes, un coleccionista de juguetes y varios yonquis (adictos a la heroína) que se reúnen a la orilla del río Tijuana para consumir droga.

Aunque filmar este tipo de personajes se ha vuelto un cliché en el cine documental y de ficción, Ricardo Silva asegura que la clave para mostrarlos de forma diferente, de tal manera que los espectadores crean en su “actuación”, a pesar de no ser actores, radica en el enfoque.

No soy el primero ni el último que los va a filmar. Todo es cuestión de darle cierto enfoque para que sea creíble, y eso lo he logrado gracias a Paulina Valencia, la productora, y a Adrián Durazo, mi fotógrafo, quienes hicieron un trabajo excepcional”.

El largometraje, que de acuerdo con el realizador no estaba pensado para llevarse a la pantalla grande, ha sido premiado en diversos festivales internacionales, fue producido con dos mil dólares y tardó casi cuatro años en filmarse.

Sobre qué elementos tomó de la sociología para hacer cine, comentó: “Esta profesión me deja muchos pretextos para contar historias, para analizar a las personas, las situaciones, los espacios ajenos. No creo que mis películas sean tan trascendentes dentro de las problemáticas, pero sí me interesa contar lo que pasa a mi alrededor”.

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=WlmfZ9jluNs”]

noviembre 28, 2014

Etiquetas: , ,

Post relacionados

ecofilm 2018