“El silencio de los inocentes”: Su legado al cine policiaco y de horror

0 Flares 0 Flares ×

Ana Lucía Altamirano.-

A principios de los años 90, el Séptimo Arte se vio trastocado por “El silencio de los inocentes”, cinta estadounidense que hace 25 años irrumpió como la apertura al género del thriller; un legado que permanece, pues a pesar de que el cine ya tenía historias de este tipo, ninguna había ganado el respeto que logró aquella protagonizada por Anthony Hopkins.

A la distancia la película se volvió casi inmediatamente de culto”, recordó en entrevista el crítico, investigador y escritor cinematográfico Rafael Aviña.

Logró darle un salto cualitativo al género, tanto al cine de horror como al cine policiaco y puso de moda un subgénero que no existía: era el de los criminales, psicópatas y sociópatas, construyendo una mitología del asesino en serie que no existía”, aseguró.

Y es que el cine estadounidense ya había ofrecido cintas protagonizadas por personajes de esta naturaleza. Basta recordar títulos como “El estrangulador de Boston” (1968), “10 Rillington Place” (1971), “Deranged” (1971), “Badlands” (1973) o “Henry: Portrait of a Serial Killer” (1986), pero ninguno había logrado que el protagonista tuviera una potencia en el cine como lo hizo “Hannibal Lecter”.

Mucho influyó porque coincidió el estreno de la película con el caso de Jeffrey Dahmer, ‘el carnicero de Milwaukee’, este asesino en serie que se comía a sus víctimas que fue tan publicitado y tuvo tanto impacto que el personaje de ‘Hannibal Lecter’ cobró una dimensión extraordinaria, gracias también al trabajo de Anthony Hopkins”, señaló Aviña.

El peso del personaje de “Lecter” fue enorme, a pesar de que no era la primera vez que se hablaba de él. “Ya se había hecho una adaptación del personaje de ‘Hannibal Lecter’ dentro de la novela ‘El Dragón Rojo’, de Thomas Harris, pero pasó totalmente inadvertida aquella película de 1986 que se llamó ‘Sabueso’ (Hunter)”, mencionó.

No fue hasta que la nueva novela de Harris, “El silencio de los inocentes” llegó a la pantalla grande, dando protagonismo a “Hannibal Lecter”, cuando el personaje cobró importancia, en gran parte gracias a la dirección de la actuación de Hopkins y la dirección de Jonathan Demm.

Su trabajo es extraordinario, porque logra que el espectador no sepa lo que está sucediendo y te mete en situaciones de mucho suspenso. La película hizo que la gente se diera cuenta que un género aparentemente menospreciado podía aportar elementos muy importantes sobre la condición humana”, explicó el periodista.

Terror a la mexicana

En México, esta apreciación de los géneros de terror y suspenso también tuvo un giro, a pesar de que ya había trabajos enfocados en a este tipo de historias, como la serie “Hora Marcada” (1986-1990), que contó con la participación de personalidades como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Julián Pastor, Roberto Sneider e incluso la fotografía de Emmanuel Lubezki, bajo producción de Carmen Armendáriz.

Fue cuando a los medios les dio por hablar de este nuevo cine mexicano, aunque era ridícula la producción de cine nacional, pues era risible, no llegaban ni a 15 películas. Lo que sucede es que muchas de estas producciones tuvieron éxito a nivel de público en ciertos festivales”, destacó.

Posteriormente se estrenaron trabajos como “Cronos” (1993) de Guillermo del Toro o “Sobrenatural” (1996) de Daniel Gruener, que si bien no tenían la figura de un asesino serial, sí retomaron el género en una época en la que no era considerado en el cine nacional.

Ese legado de ofrecer protagonismo a una figura antagónica continuó a nivel internacional con cintas como “Seven” y ha permanecido no sólo en películas sino en series de televisión hasta nuestros días.

“El silencio de los inocentes”, consiguió, por un lado, darle respeto a un género siempre menospreciado como el thriller y el de los asesinos en serie.

Por otro lado, consiguió que el asesino en serie, un personaje que en la vida real es devastador, monstruoso, terrible, se convirtiera en el héroe y en el gran personaje protagonista de la historia, pues nunca se había dado el caso que los asesinos de esta naturaleza fueran las estrellas de la película”, concluyó.

“El silencio de los inocentes” fue dirigida por Jonathan Demme y protagonizada por Jodie Foster, Anthony Hopkins y Scott Glenn. El guión estuvo a cargo de Ted Tally, la producción de Edward Saxon, Kenneth Utt y Rod Bozman, la música fue de Howard Shore, mientras que la fotografía de Tak Fujimoto y el montaje de Craig McKay.

https://www.youtube.com/watch?v=bagxIcsBATE

Post relacionados