El Hilador, muestra del buen teatro hecho en México

junio 24, 2018

Por: Redacción

Si se desea hablar y recomendar una puesta en escena, cien por ciento mexicana, que muestre las actuales inquietudes y necesidades de la comunidad artística y teatral nacional, la respuesta que surge de inmediato es El Hilador. Una historia de amor…con algunos daños colaterales, comedia que narra una singular historia de amor, escrita y dirigida por la joven pero majestuosa Paula Zelaya Cervantes quien, en la noche de su estreno a prensa, llevada a cabo en el escenario principal del Teatro Helénico, logró una ovación de pie por parte del público y la crítica.

La puesta en escena corre a cargo de la empresa independiente Once Once Producciones, quien no escatimó al momento de llevar a cabo la realización de esta obra, teniendo como líder a Jimena Saltiel en la dirección general y a Luis Matute en la dirección corporativa, observándose de inmediato el interés de llevar a la cartelera teatro cien por ciento mexicano, sin duda alguna, a la altura de las mejores producciones internacionales.

Dentro de su equipo se encuentra la coordinadora de producción Liliana Vives, un nuevo talento en la producción escénica mexicana, quien tuvo a su cargo asumir la última etapa en la producción de El Hilador…, pues Jimena Saltiel dio a luz en esos días, dando muestra también que en México se cuenta con miembros de la comunidad teatral capaces de tomar al toro por los cuernos y entregar un buen trabajo.

Pero volviendo al estreno de El Hilador. Una historia de amor…con algunos daños colaterales, hay que mencionar también que la puesta contó con el apoyo de EFITEATRO, con lo que se logró terminar de darle al montaje justo ese sello de teatro de primer mundo, el cual hay que apresurarse a ir a ver, pues la temporada es muy corta presentándose únicamente los miércoles a las 20:30 horas, hasta el 12 de septiembre en el Centro Cultural Helénico; mencionando además que los precios de las localidades son, en verdad de risa, teniendo un costo de 250 pesos, a los cuales se les aplica también un descuento del 30 por ciento.

El escenógrafo Sergio Villegas es responsable de llevar a los espectadores al mundo mágico donde se desarrolla la puesta en escena, teniendo como cómplices a Matías Gorlero, en el diseño de iluminación y a Elda Ruth Hernández y David Ahedo en el diseño de la utilería, sin hacer a un lado también a Sara Salomón en el diseño del vestuario. El trabajo de todos ellos es, en verdad, espectacular.

No obstante, y aunque nos hemos enfocado en el trabajo de producción de la obra, hay que dar una mención más que especial a Ana González Bello, Evan Regueira y Marcos Radosh, los protagonistas e intérpretes de los personajes que se dan cita en El Hilador…, quienes logran cautivar y sorprender de forma inmediata a los asistentes, destacado el trabajo interpretativo de Radosh, encargado de interpretar a una muerte muda, pero que logra comunicar, divertir, sorprender e imponerse ante el público desde el primer momento de su aparición en escena, además de que el diseño del personaje es extraordinario.

Sin hacer a un lado la importancia y prestigio de las escuelas de teatro mexicanas, cabe mencionar que tal vez el buen trabajo y calidad en el montaje de El Hilador…, se debe a que su creadora y parte de su elenco, se formaron académica y profesionalmente en instituciones extranjeras, básicamente en Inglaterra, en donde la disciplina y quehacer teatral son vistos de otra manera, a diferencia de México que, nos guste o no, apenas comienza a ser una escuela de formación teatral, haciendo a un lado las producciones de grandes musicales que, también, al momento de su llegada al país, son supervisadas y coordinadas por creativos extranjeros quienes han dejado ya escuela que empieza a aplicarse también en el teatro de cámara, como lo es este el caso.

La obra narra el romance entre ‘Elena’ y ‘Quirón’. Ella adora las cosas luminosas, él es el asistente personal de ‘La Muerte’. Por azares del destino, se enamoran, pero hay un pequeño detalle: ellos sólo pueden estar juntos cuando alguien muere. Así, tras cometer una serie de actos completamente comprensibles, la pareja decide escapar y huir al mundo real, intentando vencer todos los obstáculos y tratar de vivir felices para siempre.

Hay que aprovechar la oportunidad de ver buen teatro mexicano, hecho por y para mexicanos, siendo El Hilador. Una historia de amor…con algunos daños colaterales una nueva posibilidad de hacerlo. Hay que acudir a una de sus funciones y presenciar la consolidación de una puesta en escena que, lo crean o no, puede hacer historia a nivel mundial. Prueba de ello es que existe su traducción al inglés, titulada The Orbweaver. Habrá que esperar y poder comprobarlo.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografías: Javier Sotres, Leany Tejeda (Cortesía Consecuencias Publicitarias)

Relacionados