El fascinante relato cinematográfico de un niño llamado “Theeb”

0 Flares 0 Flares ×

Fernando Díaz Juárez, enviado.-

GUANAJUATO, Guanajuato | Para su primera película de larga duración, el director jordano Naji Abu Nowar pasó un año en el desierto, conviviendo con la última tribu beduina que existe en su país. Desde que comenzó a estudiar cine, siempre tuvo la inquietud de retratar en pantalla grande una historia sobre esos hombres nómadas.

Así surgió “Theeb”, una auténtica joya del cine contemporáneo que tiene como protagonista a un niño beduino (Jacir Eid), quien se embarca en una travesía en el desierto con su hermano “Hussein” (Hussein Salameh Al-Sweilhiyeen) y otro nómada para guiar a un soldado británico que desesperadamente busca un pozo con agua para mitigar su sed.

En el árido y caluroso trayecto, montados en camellos, encuentran la reserva acuática, pero son embestidos por ladrones que asesinan al militar y a los dos guías; el único sobreviviente es “Theeb” —lobo en árabe—, quien en el intento por defenderse cae  accidentalmente al pozo pero logra salir tras pasar toda la noche ahí.

Solo, con miedo y sin forma de regresar al campamento beduino, el pequeño pone a prueba su valentía y capacidad de resistencia, sin imaginarse que uno de los ladrones también ha sobrevivido junto con su camello, y debe aliarse con él para estar de vuelta al lado de su padre, líder de la comunidad a la cual pertenece.

Me gusta descubrir mundos y tratar de entender cómo funcionan. Vi un gran potencial en mi coguionista Bassel Ghandour, con quien al principio habíamos creado la historia de dos hermanos beduinos que salen de caza pero todo les sale mal.

Con esta tribu nómada aprendí qué es la Ley de Dakheel y quedé fascinado con ella; es cuando un forastero pide protección del anfitrión beduino y lo protege hasta la muerte, a pesar de los delitos que haya cometido. Así cambiamos la trama para hacer ‘Theeb’”, ha explicado Naji Abu Nowar.

Theeb 2

El filme, que compitió en la Selección Oficial Largometraje Internacional del 18 Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés), se ambienta en 1916 durante la caída del Imperio Otomano, retratando temas como la valentía, la traición, la madurez y por consiguiente la pérdida de la inocencia.

Cuenta además con espectaculares planos abiertos de los paisajes desérticos, formaciones rocosas tan colosales como el cielo, noches estrelladas y puestas de sol sobre dunas de arena en las que “Theeb” camina para encontrar la forma de regresar a la tribu beduina.

A decir del cineasta jordano, su ópera prima está influenciada por el trabajo de directores occidentales como John Ford, Sam Peckinpah, Michelangelo Antonioni o Peter Weir; incluso del pintor italiano Caravaggio, de quien estudió sus pinturas para, en colaboración con el cinefotógrafo Wolfgang Thaler, realizar las escenas de claroscuros durante la noche.

Sobre la relación con Jacir Eid, protagonista de la cinta y que en la vida real es beduino, ha comentado: “Fue algo difícil porque es un niño muy tímido pero con talento excepcional. En esa cultura los niños no son escuchados, casi no tienen derecho a decidir o destacar, así que lo encaminamos para que hiciera un buen trabajo”.

“Theeb”, que tiene pocas posibilidades de estrenarse en salas comerciales de México, obtuvo el Premio Orizzonti al Mejor Director durante el Festival de Cine de Venencia 2014.

agosto 7, 2015

Etiquetas: , ,

Post relacionados