Festival de Cine para Niños

El cine mexicano también necesita comedia: Fernando Luján

noviembre 28, 2014

Por: Redacción

Óscar Gutiérrez Meza.-

Para el actor Fernando Luján, la comedia es un género que le permite descansar y que reconcilia al cine con el público, sobre todo si la película está hecha con amor y pasión, como en el caso de dos filmes en los que ha participado: “Cásese quien pueda”, de Marco Polo Constandse y “Tercera llamada”, de Francisco Franco.

Luján, quien ofreció en días recientes una charla sobre actuación en el marco de la Semana de Cine Mexicano en tu Ciudad, que realiza su tercera edición en Tijuana, Baja California, explicó que le gusta que la gente se divierta, “no que salga del teatro o el cine con la idea de que la vida es horrible”.

Las nuevas generaciones de cineastas también deben apostarle a la comedia, pues el público se aleja cuando ve que determinadas películas sólo retratan las cosas feas que suceden en nuestro país. Debemos regresar un poco a los tiempos de antes”, afirmó.

Luján ha participado en diversos filmes cómicos, como “¿Qué haremos con papá?” (1966), de Rafael Baledón, por el que ganó una Diosa de Plata por Mejor Coactuación Masculina; “5 de chocolate y 1 de fresa” (1968), “El miedo no anda en burro” (1973), “El alegre divorciado” (1976) y “En el país de no pasa nada” (2000), por mencionar algunos.

Tardamos mucho tiempo en recuperar el cine mexicano. Perdimos al público y ahora lo estamos recuperando. Por eso es necesario llevar a la familia a ver cine”, añadió el actor, quien destaca las buenas películas que se hacen actualmente.

Admirador de cineastas mexicanos como Francisco Franco y Mariana Chenillo, quien lo dirigió en el filme “Cinco días sin Nora” (2008), aseguró que se encuentra en el mejor momento de su vida, pues “debido a la edad es cuando estoy encarnando personajes interesantes”.

También se dio tiempo para opinar sobre el trabajo de los actores jóvenes, “que primero preguntan cuánto les van a pagar, y no por el papel que van a interpretar. Actualmente se ha perdido  el profesionalismo y el amor a la actuación”.

En la charla que ofreció al público tijuanense, el actor, quien también participó en otros largometrajes como “La edad de la tentación” (1958) y “El coronel no tiene quien le escriba” (1999), compartió sus experiencias sobre los trabajos en los que ha participado, “en los que también he tenido algunos descalabros profesionales”.

Luján, quien también incursionó en telenovelas como “Cadenas de amargura” (1991), “Mirada de mujer” (1997) y “Los Rey” (2012), enfatizó que, a diferencia del teatro, el séptimo arte es un trabajo interior y un vicio que uno no quiere dejar de hacerlo.

Por último dijo que le gustaría consolidar su carrera como guionista y director de cine, algo que ha buscado en los últimos años pero que debido a diversas circunstancias no ha concretado.

Relacionados

ecofilm 2018

Festival de Cine para Niños