El cine es pura colaboración, asegura Bertha Navarro

octubre 6, 2018

Por: Redacción

TLALPUJAHUA, Michoacán.- Otra de las presencias que llamaron demasiado la atención en la pasada edición del Festival Internacional de Cine Fantástico, Terror y Ciencia Ficción fue la de la productora Bertha Navarro, quien acudió para celebrar el 25 aniversario de la película La invención de Cronos, dirigida por Guillermo del Toro.

En su estadía en este Pueblo Mágico, Navarro ofreció una clase maestra, en la que estuvo acompañada por el director de Mórbido, Miguel Ángel Marín y por Isaac Basulto, responsable de invitados internacionales y homenajes, en la que habló acerca de su paso por el cine fantástico, aunque dejó en claro que su carrera no se basa solo en este género, sino también en otros más.

Los productores de cine no solo tienen la tarea de llevar a cabo justo la producción de una película, sino también la de ser cineastas e imaginar cómo será la cinta que realizarán. Yo antes de productora, soy cineasta. Hacer este trabajo es una oportunidad de vida muy importante y agradezco poder hacer lo que me gusta”, dijo la ejecutiva que inició su carrera en 1968 haciendo un cortometraje, dirigido por Paul Leduc.

El cine es pura colaboración. Hay que trabajar juntos para lograr los objetivos y en mi caso, pudimos hacer todo lo que hicimos porque éramos jóvenes muy entusiastas y fuimos marcando un cambio en nuestra cinematografía. Era una lucha que teníamos por hacer cine y expresarnos a través de él”, agregó.

¿Cuál fue la importancia de hacer cine de género fantástico en México?

Antes que nada, quiero aclarar que soy una productora que busca más el talento y una buena historia, más que el género. Fue Guillermo del Toro quien me llevó a ese género y en este caso, en el de ‘Cronos’, lo primero que me llamó la atención fue la historia que él me contó.

Cuando fuimos al IMCINE a presentarla, nos dijeron que en México no se podía hacer cine fantástico y fue por eso que buscó apoyos extranjeros y de esta manera nacen otros títulos sorprendentes como ‘Laberinto del Fauno’ y ‘El espinazo del diablo’, que son una forma muy bella de entrar al cine fantástico y a las emociones internas. Más que horror, estas películas tienen una gran complejidad y bondad. Hacerlas dejó muchas experiencias fantásticas y de vida.

Cabe mencionar que, primero, estas películas se desarrollaban en México, pero al trasladarlas a España se lograron adaptar al marco histórico que necesitaban y la ubicó en el mundo que necesitaban”.

Al hablar sobre el 25 aniversario de Cronos, Bertha Navarro mencionó que esta cinta no obtuvo fondos públicos para hacerse, “por lo que tuvimos que endeudarnos en todos los sentidos y fue el levantamiento de Guillermo en el cine norteamericano y en el europeo. Cuando se exhibió en España duró un año en cartelera y tuvo una gran conexión con la gente. Fue una época difícil la que se vivió en ese entonces, cuando las salas se redujeron a los complejos que conocemos ahora; pero era increíble ver que se exhibía en varias salas a la vez en el mismo lugar”.

La también productora de títulos como La delgada línea amarilla, habló también sobre la relación que ella y Guillermo del Toro tuvieron con los hermanos Agustín y Pedro Almodóvar, con quienes tuvieron contacto en una visita que hicieron al Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Vieron ‘Cronos’ y les fascinó. Cuando trabajaron en ‘El espinazo del diablo’ les agradó bastante; y fue una película muy complicada porque era una película de niños. Y uno de los secretos de su buen desempeño fue, primero, que Guillermo aún conserva a su niño interior, y en segundo, que no permitía que las mamás estuvieran en el mismo set. Las tenía en otro lado y por eso todo funcionó”, dijo divertida.

¿Después de este trabajo, se puede decir que el conseguir financiamiento para las otras películas fue más fácil?

Fue más fácil porque ya se había consolidado como un buen director, más que por el hecho de haber tenido a los Almodóvar como productores, que también ayudó. Sin embargo, pese a tener un poco más de libertad, se controlaban todos los aspectos para no despilfarrar; aunque lo que no se controla nunca, es la relación y todo lo que cada película deja en cada uno de los que participamos en ella.

Además de con Guillermo del Toro, he trabajado con gente muy talentosa; y lo que busco en cada una de las películas en las que me invitan a trabajar, es el talento y una buena propuesta que me guste, pues si no me atrae el proyecto, es muy difícil trabajar en él”, agregó.

Por: Fabián de la Cruz Polanco | @fabiancpolanco

Fotografías: Cortesía Feratum (Imagen Latente/Francisco Suárez)

Relacionados

Anunciate en Filmweb