El chantaje anónimo de Demián Alcázar en “Magallanes”

0 Flares 0 Flares ×

Fernando Díaz Juárez.-

El peruano Salvador del Solar se estrena como guionista y director con el filme “Magallanes” (2015), que protagonizado por Damián Alcázar muestra los efectos que dejó la ola de violencia provocada por el conflicto armado entre el grupo terrorista Sendero Luminoso y el Estado.

En esta historia, “Harvey Magallanes” es un taxista que se reencuentra con “Celina” (Magaly Solier), a quien conoció más de 20 años atrás cuando él era un joven soldado atrapado en la pesadilla de combatir a Sendero Luminoso, y ella una campesina menor de edad.

Tras seguirla a escondidas, descubre que vive sola y está siendo presionada por una abusiva prestamista que amenaza con despojarla de su pequeña peluquería si no paga sus deudas.

Decidido a conseguir el dinero necesario para ayudarla, “Magallanes” se embarca en un arriesgado plan que inicia con el chantaje anónimo del influyente abogado “Augusto Rivero” (Christian Meier), amenazándolo con entregar a la prensa una fotografía en la que su padre, un coronel retirado (Federico Luppi), aparece en un cuartel en circunstancias comprometedoras, con una aterrada y semidesnuda joven “Celina” sentada en sus piernas.

Magallanes 2

Uno de mis propósitos era presentar este violento periodo en la historia de mi país como una herida abierta, en donde los protagonistas dialogan a la vez con sus culpas y sus dolores del pasado.

Era parte de mi intención que las cosas mantuvieran la ambigüedad que encontramos en la vida, en lugar de irnos a un blanco y negro”, ha dicho el director, para quien este largometraje no es una historia sobre guerra.

De acuerdo con Salvador del Solar, “Magallanes” es la historia del reencuentro de dos personas encadenadas entre sí por un terrible secreto; pero también representa la voz de una sociedad sobre la historia “oficial” que ignora las consecuencias de sus actos: todo lo que nunca se dijo.

Antes que director de cine, soy un ciudadano hastiado de la ausencia de diálogo provocada por el nivel de polarización política en el que nos encontramos en el Perú, donde no hay diálogo sino una interminable sucesión de soliloquios”, afirma.

El largometraje se ha estrenado ya en la Cineteca Nacional y otras salas de cine en la Ciudad de México. También actúan Bruno Odar, Jairo Camargo, Liliana Trujillo, Paul Ramírez, Tatiana Astengo y Tatiana Espinoza, entre otros.

Post relacionados