El Breve Espacio: Stephanie Salas llega a “Mame” y sorprende

0 Flares 0 Flares ×

Mario de la Reguera.-

¡Por fin “Mame” vuelve a una Pinal!... Stephanie Salas es la encargada de dar vida a tan delicioso personaje con algunos peros, como la urgente necesidad de un sonido más apropiado y una refrescadita a la dirección (deberían aprovechar a Alejandro Orive, ahora que terminó la temporada de “La fierecilla tomada”), porque todo parece indicar que don Pepe Solé nunca volvió a pararse por allí...

La hija de Sylvia Pasquel está ni mandada a hacer dando vida al máximo papel que consagró —teatralmente hablando— a su célebre abuela, hasta el punto de que hay momentos que uno cree que la que está escenificándola es la mismísima doña Silvia...

Stephanie no sólo canta, baila y actúa, sino que inunda el escenario con su clase, belleza y encanto... La coreografía es de 10 y el vestuario acorde a las distintas épocas que abarca la historia, pero parte de la escenografía no acaba de convencernos...

Estupendos los desempeños histriónicos de Dalilah Polanco, María Filippini y Lorena Velázquez, quien solamente aparece cinco minutos y su presencia resulta apabullante... Víctor Noriega y Miguel Garza cumplen con esmero, igual que Pablo Cheng, Lupe Vázquez y Ricardo de Pascual; mientras que Roberto Carlo debuta como “Patrcik” (de adulto)... Eddy Valenzuela, “Patrick” (de niño) continúa manteniendo ese 10 de calificación ya otorgado en la anterior temporada... Ahora Eduardo Liñán es el licenciado “Babcock” y Said Castro aparece por partida doble, en tanto que el muy angelado niño Franco Meneses es “Peter”...

La alfombra roja previa al debut de la Salas contó con varios invitados: el productor Rubén Lara, Roberto y Mitzuko, Daniel Riolobos III, Pepe Olivares, Gibrán, “La Bodoquito” e Isabel Madow, aparte de la ya mencionada Sylvia Pasquel...

Nos quedamos con ganas de sugerirles al productor Ricardo Ortega y al colega Guillermo Pineda —pero lo hacemos desde estas líneas—, que invitaran en próxima funciones a Evangelina Elizondo, Rogelio Guerra, Cristian Castro, Gustavo Rojo y Fernando Allende, por poner cinco ejemplos, para homenajearlos, ya que ellos, al igual que nuestra diva de divas, formaron parte de esta memorable comedia... Ya saben, ¡este majestuoso banquete musical debe continuar!

Otro debut afortunado fue el de Jack Duarte en “Locos por el té”, donde, a pesar de que no actuaron Juan Ignacio Aranda y Cecilia Romo, el resto del reparto, encabezado por Susana Alexander, dio una magnífica función que arropó al primo hermano de Ana Patricia Rojo... Cuando vimos a la niña consentida de don Gustavo Rojo arribar con su papá, no sabíamos a ciencia cierta su cercano parentesco con Jack, hasta que Carlos Girón, que estaba sentado a nuestra diestra, nos cuchicheó la relación familiar...

Duarte es hijo del inolvidable actor Rubén Rojo y la primera actriz Martha Aura, pero nunca ha utilizado los apellidos de sus padres para abrirse puertas... (por tanto, también es sobrino de Pituka de Foronda y nieto de la legendaria escritora Mercedes Pinto)...

La Alexander constató porqué conquistó el premio de APT (Agrupación de Periodistas Teatrales) a la Mejor Actriz de Comedia, pues, simple y sencillamente, está maravillosa como la diva insufrible de este divertidísimo vodevil inglés, donde Ulises de la Torre, Claudia Nin y Ricardo Maza también sacan a flote su vis cómica...

Entre el público destacaba un nutrido contingente de adolescentes que rieron (más bien se carcajearon) con todas y cada una de las situaciones descabelladas e incoherentes de “Locos por el té”.

Finalmente, otra obra muy recomendable es la titulada “Historias de Amor y Guerra”, nacida durante la conmemoración de los 75 años del exilio español a México, con diálogos conformados por versos de poetas españoles de este momento histórico: desde Antonio Machado hasta Miguel Hernández, pasando por León Felipe, Federico García Lorca y Rafael de León, magistralmente escenificados por Alejandra Galván, Cristopher Martínez y Martín Arias, teniendo como fondo musical la guitarra de Alberto Nájera...

El Traspatio Escénico, ubicado en Saltillo 134, es el marco perfecto para esta pieza intimista, que se presenta sólo los domingos a las 18 horas, gracias a un equipo de producción conformado por Emmanuel Obregón, José Grim y Abimael Méndez, quienes, además, tienen como cómplices creativos a la Negra López, Ingrid Espejel, Omar Guadarrama, Graciela Galván, Elda Mariana Contreras Varela y Marco Antonio Hernández García...

Durante este montaje descubrimos que Cristopher Martínez no sólo actúa y baila estupendamente, como lo corroboramos en la primera temporada de “Mame”, donde dio vida a “Junior”, al mejor amigo de “Patrick, sino que también canta y lo hace demasiado bien... En “Historias de amor y guerra” su voz nos recordó a la de Pablo Alborán, pero sin el marcado acento castizo del cantautor español.