El abrupto cambio de actores en la telenovela mexicana

Óscar Gutiérrez Meza.-

El actor David Zepeda inició, en días recientes, su aparición en la telenovela “Hasta el fin del mundo”, en el personaje protagónico de “Salvador Cruz”, mismo que interpretaba Pedro Fernández cuando abandonó la producción por motivos de salud.

Este cambio entre actores que tenían roles estelares se suma a otros casos que han ocurrido en la historia de las telenovelas mexicanas debido a diversos factores como desacuerdos, problemas de salud, falta de profesionalismo, o fallecimiento.

Jorge Mistral – “Hermanos Coraje” (1972)

La extinta empresa Televisión Independiente de México (hoy Televisa), en colaboración con la peruana Panamericana TV, produjo “Hermanos Coraje”, historia escrita por la brasileña Janete Clair. El elenco estuvo conformado por Julissa, Jorge Mistral, Jaime Fernández y Fernando Larrañaga.

El villano “Pedro Barros” era encarnado por el actor español Jorge Mistral, quien destacó en la llamada Época de oro del cine mexicano, sin embargo, en medio de una crisis depresiva tras ser diagnosticado con cáncer en el duodeno, se quitó la vida el 21 de abril de ese mismo año.

Como el personaje era trascendental para la historia, no eliminaron lo que ya estaba grabado con Mistral. Entre el desarrollo de una escena, el también español Armando Calvo reemplazó al artista fallecido, y encarnó ese personaje hasta el final.

Angélica Aragón y Alma Muriel – “Principessa” (1984/86)

La larga duración de este melodrama (que era a su vez una versión de la todavía más kilométrica “El amor tiene cara de mujer”), obligó a su productor Valentín Pimstein cambiar de actriz en dos ocasiones, en el mismo personaje: “Fernanda”.

En ambos casos, se debió al personaje protagónico que interpretarían en otras teleseries también producidas por el realizador chileno: Alma Muriel en “Los años felices”, y Angélica Aragón en “Vivir un poco”. Hilda Aguirre completó el proyecto.

Mariana Garza – “Flor y canela” (1989)

Una telenovela basada en la célebre obra del español Benito Pérez Galdós: “Marianela”, acerca de una joven nada agraciada (interpretada por Garza), que sirve de lazarillo de un muchacho ciego de nacimiento, quien cree que su guía es una mujer bella.

Motivos de salud fueron los que obligaron a la ex integrante de Timbiriche a abandonar la producción de Eugenio Cobo. Fue sustituida por otro miembro de grupo musical: Daniela Leites, quien formaba parte de Fresas con Crema. No obstante, Mariana Garza volvió a interpretar a “Marianela”, en la miniserie que se hizo cuatro años después.

Ana Colchero – “Nada personal” (1996)

Tras dejar las filas de Televisa, Ana Colchero firmó contrato con TV Azteca para protagonizar esta coproducción con Argos, y así interpretar personajes diferentes a lo que hacía en la televisora de San Ángel.

Sin embargo, la actriz manifestó su inconformidad con los cambios en la historia y el desarrollo dentro de la misma de su personaje, “Camila de los Reyes”, por lo que empezó a tener problemas con la producción. De manera polémica, abandonó el melodrama y fue reemplazada por la incipiente Christianne Gout.

Colchero, quien se alejó de la actuación y labora como escritora y activista política, emprendió una demanda contra Azteca por incumplimiento de contrato, misma que ganó hasta marzo de 2002.

Marcelo Buquet – “El diario de Daniela” (1998)

Buquet daba vida a “Enrique Monroy”, protagonista adulto de esta telenovela infantil. Abandonó la telenovela en medio de la controversia, pues la productora Rosy Ocampo dijo que el actor exigió un aumento de sueldo del 300%.

Por su parte, él negó lo dicho por Ocampo, y afirmó que su salida se debió a compromisos que adquirió con una empresa europea de publicidad. En el melodrama, Gerardo Murguía suplió a Buquet.

Litzy – “DKDA” (1999/2000)

La actriz y cantante interpretaba a “Laura”, la protagonista juvenil de esta telenovela, y quien se enamora de uno de los integrantes del grupo DKDA, “Rodrigo” (Jan). Tras enfermarse de bronquitis e influenza, Litzy dejó la producción, por lo que se le brindó su primera oportunidad en un papel estelar a Andrea Torre.

Adriana Fonseca – “Amigos X siempre” (2000)

“Melisa Escobar” fue el primer rol protagónico que encarnó Adriana Fonseca, acompañada de Ernesto Laguardia, Belinda y Martín Ricca. Pero fue despedida por la productora Rosy Ocampo por no cumplir con sus llamados. Lourdes Reyes entró en su lugar.

Adriana Nieto – “Locura de amor” (2000)

Uno de los casos de cambio de actriz protagónica más sonados en los medios de comunicación fue el de Adriana Nieto, quien interpretaba a “Natalia Sandoval”, sobre todo porque se dio en plena recta final.

Nieto dejó la telenovela tras no llevar una buena relación con su compañero Juan Soler y tener problemas con el equipo de producción. Irán Castillo completó los 15 capítulos que le faltaban al melodrama.

Belinda – “Cómplices al rescate” (2002)

En esta producción, Rosy Ocampo quería repetir el éxito que tuvo con Belinda como protagonista, en “Amigos X siempre” y “Aventuras en el tiempo”. La actriz y cantante daba vida a las gemelas “Silvana” y “Mariana”.

Meses después de su estreno, hubo una conferencia para anunciar la salida de Belinda por motivos escolares, aunado al alargamiento de la telenovela que le acarrearía problemas en tiempos disponibles para grabar. Daniela Luján fue la encargada de suplir a la intérprete de “Bella traición” y “En la obscuridad”.

Edith González – “Mujer de madera” (2004)

Cuando Edith González anunció su embarazo, Emilio Larrosa se encargó de buscar a la actriz suplente, y ésta fue Ana Patricia Rojo. Se tuvo que agregar un incendio a la historia, y una viga ardiendo desfigura el rostro de “Marissa Santibáñez”, interpretada inicialmente por González.

La transición entre actrices ocurrió en la secuencia de la cirugía reconstructiva, y “Marissa” quedó con una nueva apariencia, la de Rojo.

Años atrás, Edith González también dejó de formar parte del elenco de la telenovela “Rosa salvaje” (1987), en la que encarnaba a la villana “Leonela”. Fue sustituida por Felicia Mercado.

Otros actores protagónicos que también abandonaron sus respectivas producciones fueron Fernando Carrillo en “Siempre te amaré” (1999), Lupita D’Alessio en “Ellas inocentes o culpables” (2000), Claudia Ramírez en “Lo que es el amor” (2001) y Cecilia Ponce en “Un nuevo amor” (2003), aunque a diferencia de los casos presentados, fueron reemplazados por otros actores en personajes totalmente distintos.

Post relacionados