“Distinto amanecer”: La obra maestra del cine negro mexicano

Omar Villalpando.-

Durante la Época de Oro del cine mexicano, el cineasta Julio Bracho marcó un punto de inflexión gracias a su habilidad para tomar elementos de diferentes géneros y añadirlos a un filme de cine negro.

A esta conclusión llegó el cineasta Armando Casas durante una sesión del ciclo de Charlas sobre cine y literatura dedicado al film noir nacional, en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México.

Dentro de su época, Julio Bracho era el director que todos conocían como el hombre intelectual”, aseguró el exdirector del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) con respecto a la reputación del aclamado realizador. “Con esta película podemos diferenciarlo de otros cineastas más orientados a lo popular”.

“Distinto amanecer” narra la persecución que sufre “Octavio” (Pedro Armendáriz), el compañero de un líder sindical asesinado, mientras busca la manera de comprometer al autor del crimen, un político corrupto.

Durante la búsqueda de unos documentos que puedan brindarle justicia al caso, “Octavio” se reencuentra con un antiguo amor: “Julieta” (Andrea Palma).

El filme ofrece vistosos planos de las locaciones en que fue realizado, como el Centro Histórico y la estación ferroviaria de Buenavista, gracias al trabajo en la fotografía de Gabriel Figueroa.

distinto-amanecer-2

Es la primera película en mostrar la Ciudad de esta manera”, añadió Casas. El productor valoró también la importancia de la música que se encuentra dentro de la historia y que afecta a los personajes.

Adicionalmente, señaló que la obra es pionera en abordar temas políticos. “Vemos gobernadores, diputados, movimientos obreros y estudiantiles… Temas que no se verían en el cine sino hasta mucho después; es adelantada a su tiempo”.

Añadió igualmente que “marca los inicios de otro género representativo de México: el cabaret, que tiene momentos muy importantes en esta película”.

Por su parte Alejandro Pelayo, director de la Cineteca Nacional, destacó con emoción el desarrollo de la historia. “¿Cuántos de ustedes pensaron que iba a suceder tal o cual cosa?”, preguntó al público.

Todo esto del gobernador, los matones, el cómo está construido todo; creo que es un muy buen thriller político”, agregó, no sin alabar los memorables diálogos escritos por Xavier Villaurrutia.

La película tiene las características del cine negro: es urbana, oscura, tiene los asesinatos y nos encanta esta combinación de géneros, pues el thriller es maravilloso”, concluyó Pelayo sobre el filme.

Es aquí donde se conjugaron elementos que después se desarrollarían de distinta manera en el cine mexicano: el tema político que no se había tocado antes, la ciudad como telón de fondo y, además, el cabaret”, finalizó Armando Casas.

Post relacionados

Muestra CCC 2018