Diego El Cigala se entrega a México en noche flamenca y rumbera

0 Flares 0 Flares ×

Nadia Galaviz.-

Noche llena de contrastes para bailar ritmos salseros, pero que también tuvo sus instantes románticos y de bohemia. Así se vivió la velada que Diego El Cigala ofreció al público que se dio cita en el Auditorio Nacional, lugar elegido para promover su material Indestructible, adjetivo que quedó demostrado en el escenario con su nostalgia a flor de piel.

Armado de un traje negro, con el cabello suelto y sus rizos al aire entonó al inicio Soy moreno. Dio comienzo al baile flamenco, rumbero, con sabor a veces mexicano, del que nadie se pudo contener en sus butacas. Inmediatamente emocionó. Los gritos de “Te Amo, Diego” no se hicieron esperar y ante lo cual el artista respondía satisfecho: “Mi querido México”.

Luego, Si te contara prendió con sentimiento una fibra muy sensible de los espectadores. En una sola voz todo se unieron teniendo como fondo a una estupenda orquesta y un piano que acompañó al cantante en cada una de las melodías del mismo modo que lo hacía su cuba con la cual brindaba entre cada balada.

Diego cigala 2

La antesala de su sorpresa estuvo precedida de un mensaje que dirigió a su invitado especial: “Hay personas que quiero mucho, que están en mi corazón. Hoy, para mí me llena mucho de satisfacción el poder estar aquí conmigo en este escenario, ante un público tan bello”, exclamó.

Enseguida, Francisco Céspedes apareció entre aplausos y juntos hicieron resurgir Inolvidable en una interpretación que desbordó los corazones. Después siguió Francisco y en tono de broma con “La vida loca”, un pequeño chiste íntimo referente a la vida sentimental de Diego con su esposa. Hacia el final le dedico: “Te quiero mucho Diego. Le puse Diego a mi hijo por ti”, con esas palabras dejaron constancia de esa profunda amistad sellada con un abrazo.

La rumba siguió con “El paso de la encarnación”, “Corazón loco” y “Periódico de ayer”, canciones que le permitieron hacer suyo al Coloso de Reforma sin casi moverse por el escenario y sólo sentado desde un banco al centro del espectáculo y ya con suficiente sudor en la frente quizá por la intensidad de las luces dio paso a su siguiente acto.

Diego cigala 3

Tras un breve espacio de expectativa, llego el momento más esperado y lo que ya se escuchaba entre rumores. Omara Portuondo hizo su aparición ataviada con su vestimenta tradicional cubana con 20 años y Silencio. Inevitable fue que muchos se levantaran de sus asientos para poder ver de cerca a la Diva del Buena Vista Social Club.

Un grito sobresalió: “Viva Cuba”. Alguien entre el público hizo notar su entusiasmo poniéndose de pie después de atestiguar el abrazo afectuoso entre Diego y Omara, mientras que los demás gritaba: “Otra, Otra…” y de la nada Omara a capella articuló “Bésame mucho, a los pocos segundos los músicos se unieron, también Diego.

Se despidió momentáneamente sin olvidar agradecer al maravilloso auditorio. Diego prosiguió con “Te quiero”, “Soledad”, “Vete de mí” e “Indestructible”.

Más adelante se escuchó poco antes de cerrar el concierto la infaltable Lágrimas Negras a dueto con Omara Portuondo quien no dejaba de bailar, Francisco Céspedes junto con Diego y Omara despidieron el concierto con un par de canciones que dejaron incrustados su ritmo rumbero en la gente para el resto de la noche.

Fotografías: Nadia Galaviz