Despertando la montaña: The Final Year; crónica de una elección inesperada

junio 18, 2018

Por: Redacción

México se encuentra en la antesala del periodo electoral más grande su historia, “La madre de todas las batallas” la han llamado algunos.

Hay muchos documentales sobre procesos electorales, algunos muy interesantes como La revolución no será televisada, de Kim Bartley y Donnacha O’Briain o Fraude: México 2006, de Luis Mandoki.

Pero en esta ocasión quisiera acudir a un acontecimiento más reciente: la última elección presidencial de Estados Unidos retratada en The Final Year.

The Final Year es un documental realizado por Greg Barker, estrenado en el Festival de Toronto en 2017. Como su nombre lo indica, graba lo que fue el último año de Barack Obama en la presidencia de Estados Unidos.

El director cuenta que en aquel entonces pasó más tiempo con Obama que muchos de sus asesores, “hablábamos varias horas al día”, declaró en una entrevista.

El largometraje sigue a cuatro personajes de su administración: John Kerry, quien fuera secretario de Estado; Ben Rhodes, asesor de Seguridad Nacional; Samantha Power, Embajadora de Estados Unidos en las Nacionales Unidas y Susan Rice, consejera de Seguridad Nacional.

Uno de los retos más difíciles para el director fue mostrar a los involucrados allende sus puestos laborales, pues, como personas públicas, siempre cuidaron mucho su imagen; no obstante, Baker consiguió mostrar aristas personales sin llegar al chisme.

La virtud del realizador fue armar un documental que, a pesar de grabar a políticos, logra no limitarse a una simple postura política. Se centró más en observar cómo es el comportamiento humano cuando tiene poderes tan grandes que impactan en el mundo, cómo lidian con una presión tan grande.

Un ejemplo es la crisis que pasó Ben Rhodes cuando, en la negociación de los acuerdos con Irán, tildó de “moderados” a los involucrados sirios desatando toda una ola de críticas que fueron muy bien plasmadas en el largometraje.

Otro ejemplo son las visitas que Obama hizo a Hiroshima y Saigon, plenamente consciente del enorme daño que provocó el gobierno que él representaba, explicando sus razones para acudir y la intención de dar buen rostro a una tragedia que está lejos de curarse.

Pero, más allá de eso, el documental aborda un aspecto muy importante: las elecciones que se cocinan en Estados Unidos, que terminarían con Donald Trump en la presidencia.

Aunque los funcionarios siguen de cerca el desarrollo de las elecciones, se les nota muy despreocupados por lo que pueda suceder y se mantienen enfocados en sus tareas.

Es interesante cómo, a pesar de ser un tema completamente adyacente, casi anecdótico, la figura de Donald Trump empieza a crecer en la narración hasta convertirse en el eje cardinal del largometraje.

Los personajes documentados pasan a segundo plano pues, aprovechando el acceso casi total que había conseguido, el director se mete en las entrañas del equipo del ex presidente Obama para conocer sus reacciones ante la victoria de Trump.

Graba una reunión entre funcionarias, todas congregadas para ver cómo Hillary Clinton se llevaría la presidencia. Un salto temporal tras otro va documentando cómo el entusiasmo va cambiando de esperanza a incredulidad y finalmente a una zozobra total.

También es memorable el testimonio que logra de Ben Rhodes, quien toma asiento y, ante una pregunta expresa de qué opinaba del resultado de la elección, da quizá la mejor escena de todo el documental: después de un largo silencio tratando qué decir, declara: “es mucho por procesar, no puedo ponerlo en palabras”.

Aunque al final es inevitablemente apologético a la administración Obama, The Final Year consigue ir más allá de una simple loa al ex presidente.

El documental es la gran crónica de cómo unos funcionarios demeritaron el ascenso de un candidato al que nunca le vieron oportunidades de tomar el poder.

Como añadido final, me llama mucho la atención la postura que el ex presidente Obama guarda con respecto a la humanidad; en una de las últimas declaraciones brindadas en el largometraje, habla de que invariablemente todo el mundo se dirige hacia un punto donde la bondad prevalecerá.

Esa visión de esperanza en el futuro (propia del siglo pasado) es hoy completamente escasa en la mayoría de la población actual; es una visión basada en nada, dicha desde la meca del poder mundial, ausente completamente en el mundo real.

Por: Cristóbal Torres | @lanzaddt

Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Relacionados

feratum