Despertando la montaña: Scream for me Sarajevo, Dickinson en medio del asedio

octubre 3, 2018

Por: Redacción

Hace unos meses se estrenó el documental Scream for me Sarajevo, dirigido por el sarajevita Tarik Hodzic, en lo que es su primer trabajo formal como director.

El largometraje narra la historia del concierto que Bruce Dickinson dio en Sarajevo en 1994, justo en medio del asedio sufrido en ese país entre 1992 y 1996, volviéndolo un evento de alto riesgo tanto para los músicos como para los asistentes.

El nombre viene a raíz de lo que el vocalista de Iron Maiden suele decir en sus conciertos: “scream for me… (país en el que se encuentra)”, para animar a la gente a que haga ruido.

La narración es llevada primero por Jasenko Pašić, uno de los involucrados en la producción del documental, cuya voz en off cuenta sus razones para recordar aquel concierto del que muchos guardan un gran recuerdo.

A medida que se acumulan los testimonios, Jasenko Pašić va desapareciendo y comienza a tejerse una consecución de entrevistas, material de archivo y animaciones hechas a partir de las fotografías que Milomir Kovačević tomó en aquel concierto.

El documental no entra en detalles de por qué hubo un asedio en Sarajevo; simplemente, de un día para otro, la gente ya no pudo salir a la calle sin correr el riesgo de morir a manos de un francotirador o ser víctimas de un bombardeo.

La intención de los primeros testimonios es explicar cómo sus vidas cambiaron radicalmente. Algo que pensaban duraría sólo unos días terminó extendiéndose casi un lustro, transformando su cotidianidad por completo.

En medio de un ambiente desestabilizado, comenzó a surgir una escena artística underground que aprovechaba los sótanos y lugares subterráneos para tener una vida nocturna. Es en ese contexto donde surge la idea de traer una banda internacional a tocar en Sarajevo.

Bruce Dickinson recién había dejado Iron Maiden un par de años antes, después de grabar Fear of the Dark (1992). Fue en su faceta solista como se presentó en ese país a tocar.

Scream for Me Sarajevo presenta los testimonios de Alex Elena y Chris Dale, guitarrista y bajista respectivamente de la banda que acompañó a Bruce en aquel país.

Alex tiene mayor presencia, apareciendo en varias escenas y comentando en varias entrevistas; mientras que el principal contenido de Chris Dale se rescata a partir de una simple entrevista, aunque no por eso deja de ser muy sustanciosa.

El testimonio estelar es el de Bruce Dickinson, quien narra cómo fue que lo contactaron, cómo fue su llegada y cómo fue su incómodo y peligroso trayecto hacia el lugar del concierto.

Sorprende que alguien del perfil de Bruce Dickinson se haya prestado a dar un concierto bajo condiciones tan difíciles, rompiendo por mucho la imagen de arrogancia que muchos fanáticos le han reconocido durante las giras.

En ocasiones la historia se enfoca demasiado en cómo fue el preparativo y en qué contexto se dio el concierto; casi no deja ver cómo fue el reencuentro de todos los involucrados 20 años después.

Para el documental, Bruce Dickinson viajó a Sarajevo y recorrió varios sitios, incluyendo el recinto donde se presentó, algo que es tratado de manera muy breve en el largometraje, cuando pudo dar mucho más.

Por las entrevistas, queda claro que fue un concierto que marcó a los músicos, incluso haciendo que Dickinson casi llore cuando recuerda su visita al hospital infantil donde vio la “mirada vacía” de los niños.

Aunque el documental cumple su premisa de contar la historia del concierto y el impacto que tuvo, una de sus principales virtudes es la banda sonora pues le saca mucho jugo a las canciones de Bruce Dickinson.

Se colocan en el momento adecuado, aumentando con mucho énfasis las emociones que destilan las escenas. Indudablemente es uno de los grandes aciertos del documental.

El impacto fue muy profundo tanto para la banda como para quienes ahí estuvieron. Las reflexiones sobre lo que significó para los músicos ir a un lugar golpeado por la guerra a dar una alegría a la gente y cómo los asistentes pudieron olvidar sus problemas durante el evento es un gran ejemplo del poder de la música, cuyas secuelas hoy en día siguen vigentes en cada uno.

Por: Cristóbal Torres | @lanzaddt

Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Apasionado del documental, ha participado en festivales como DocsDF (ahora DocsMx) y Ambulante. Obtuvo mención honorífica por su investigación sobre la formación de audiencias cinematográficas en la Ciudad de México.

Relacionados

Anunciate en Filmweb

Anunciate en Filmweb